Crónica Plaza de Marte

Santiago de Cuba, 20 de jun. – Resulta casi retórico preguntarle algún santiaguero si imagina la ciudad más caribeña de la Isla sin la Plaza de Marte… desde finales del siglo XVIII marcó los límites de la modernización cuando la ciudad antigua comenzó a crecer hacia el este.

Si nos remontamos a su historia conocemos que inicialmente era una zona descanso, un lugar de carros tirados por animales que entraban y salían desde el poblado El Caney. Espacio que servía de enlace entre esta parte y la villa.

Era también donde se ejecutaban las tropas militares… de ahí su nombre: Campo de Marte. En 1902 una fuente alegórica a minerva dio paso a la majestuosa columna de los veteranos y solo en 1940 se emplazaron las pérgolas y el hemiciclo que completan su imagen actual.

Tampoco tuvo siempre el mismo nombre, las denominaciones parecen haberse perdido en el tiempo y sola una persiste en el imaginario santiaguero. Hoy la Plaza de Marte no solo es el espacio público, sino también las 35 edificaciones que la circundan. Muchas de ellas han cambiado recientemente su función administrativa por propuestas de esparcimiento.

Es más fuerte el paso habitual de santiagueras y santiagueros por esta zona céntrica de la urbe que invita a todos los encuentros para enamorar, dialogar con amigos o encontrarse por una de sus esquinas lo inesperado.

Plaza de Marte, sitio de obligada visita por lugareños y visitantes.

The following two tabs change content below.

Deja un comentario