El encanto de envejecer

Santiago de Cuba, 4 de oct. – Envejecer es una bendición de la vida, la etapa de la existencia humana que merece ser más placentera y de felicidad plena, y en ese mismo sentido debe estar repleta de cariño y afectos en reciprocidad a quienes lo dieron todo sobre la base del amor, sin pedir nada a cambio.

Para que ese período de atinados consejos y un caudal valioso de experiencia y sabiduría seasatisfactoria, es imprescindible prodigarles a los ancianos atención esmerada y crearles condiciones óptimas para una superior calidad de vida.

 “La mentalidad no debe ser que ya vivieron lo que iban a vivir, sino intentar mejorar su calidad de vida, para que el tiempo que les queda sea el mejor”, según criterios de investigadores sobre longevidad y envejecimiento y salud.

Con tal precepto debe trabajarse con las personas de la tercera edad, una de las estrategias del Estado fruto de la labor conjunta del Gobierno y el Sistema de Salud, y con la premisa de que la solución de sus necesidades no es un favor que les hacemos, sino una retribución merecida por lo que hicieron con otras generaciones durante su paso por la vida.

Amén de la situación económica actual, en Santiago de Cuba se atiende la reparación, mantenimiento y construcción de áreas más confortables como los hogares de ancianos y casas de abuelos, así como el funcionamiento de los círculos de abuelos, donde socializan actividades yrealizan ejercicios físicos que redundan en más salud.

También se potencia la gereatrización de los servicios de salud, con hincapié en los organismos que interactúan con el sistema sanitario, pues a la hora de construir hay que tener conciencia de que la población envejece y deben evitarse las barreras arquitectónicas y hacer asideros en sitios públicos para impedir caídas y accidentes.

Asimismo se empeñan en concientizar sobre la necesidad de crear espacios y ciudades amigables con las personas mayores, y favorecer la difusión y comprensión integral del envejecimiento activo y sus beneficios, también por el resto de los actores sociales.

Se mira con luz larga porque para el 2025 se pronostica que la Isla estará entre las naciones más envejecidas de América Latina, pero desde hoy no debe escatimarse nada, ya que el arte de envejecer es el arte de conservar alguna esperanza.

Para reforzar esa realidad y en respuesta a los Lineamientos económicos y sociales del Partido y la Revolución, referidos al envejecimiento de la población, principal proceso demográfico que vive Cuba, fue convocada la campaña de comunicación y educación “Envejecer es vivir más”, según reporte de la Agencia Cubana de Noticias.

Precisamente el Día Internacional del Adulto Mayor se celebró el primero de octubre y existe una estrategia impulsada por el Ministerio de Salud Pública (Minsap) a través de la Unidad de Promoción de Salud y Prevención de Enfermedades, con la cooperación  técnica de las organizaciones Panamericana y Mundial de la Salud (OPS/OMS).

Tiene el propósito de promocionar acciones sanitarias que contribuyan a que las personas envejezcan con mayor calidad de vida, y visibilizarlas en diversos ámbitos relacionados con su desarrollo.

También la campaña incluye promover en ese grupo etario un estilo de vida que redunde en una mayor salud física y psicológica; fomentar su  participación en todos los ámbitos de la vida a partir de su experiencia y las enseñanzas a transmitir, reforzando los espacios existentes para ello y su motivación, agrega el despacho de la ACN..

El doctor Alberto Fernández Seco, jefe del departamento de Atención al Adulto Mayor, Asistencia Social y Salud Mental del Minsap, explicó que según datos de la Oficina Nacional de Estadísticas e Información actualmente el 20,4 de la población cubana tiene 60 años y más, y los estudios apuntan que para 2030 aproximadamente el 30 por ciento superará las seis décadas.

La dinámica demográfica, marcada por el negativo saldo migratorio, los bajos niveles de fecundidad sostenida y el aumento de la esperanza de vida al nacer, constituye, por tanto, uno de los temas recurrentes en la agenda gubernamental.

El decrecimiento de la población cubana y su creciente envejecimiento influyen en el desarrollo del país, e impactan a toda la sociedad, pero de modo particular en la esfera de la salud y el mercado laboral, enfatizó.

La santiaguera Artimia que ya cumplió los 98 años, dice que el secreto de su longevidad está en su estilo de vida saludable, alimentación de comidas adecuadas, ser bondadosa, de buen carácter y de buen corazón, servir siempre al prójimo, además de contar con el cariño y respeto de familiares y amistades.

Por derecho propio los ancianos deben ocupar un sitio de privilegio en el hogar y en cada espacio y estructura de la sociedad, donde todavía pueden disfrutar de los encantos patrimoniales, históricos, culturales y del afecto de las personas que les rodean, considera la estudiante Karolina que tiene una abuelita en casa.

The following two tabs change content below.

Aida Quintero Dip

Deja un comentario