Lo que me han dicho de Santiago

Santiago de cuba, 29 de ago. – La historia de Santiago de Cuba que impacta en todo el país la hizo grande el aporte amoroso y desinteresado de sus hijos, quienes la han enriquecido en tiempos de Revolución con trabajo, inteligencia y fidelidad.

Lo han contado con emoción personas laboriosas de todos los oficios y profesiones; unos nacieron en esta ciudad en la que viven orgullosos; otros no vieron la luz en esta tierra pero la aman como tal; todos le han entregado lo mejor de su existencia.

Por ejemplo, Silvia Taquechel Hernández, una sencilla mujer, delegada de circunscripción por nueve mandatos, Vanguardia Nacional consecutivamente como trabajadora de la Cultura, y de las personalidades galardonadas con la Placa Conmemorativa 490 Aniversario de la fundación de la villa, entregada por única vez en el 2005.

“Santiago de Cuba es parte de mi vida, es sentido de pertenencia y  motivación permanente para obrar en su beneficio; la amo tanto, que haría lo imposible por servirle y enaltecerla. Cada día cuando amanece le doy gracias a la vida y a Santiago por estar ella y yo interactuando y amándonos mutuamente.

“Respeto mucho lo que representa esta ciudad y este pueblo para Cuba,  para la Revolución y hasta para el mundo. Como santiaguera me he sentido reconocida por lo que he hecho, pero pienso que siempre estaré en deuda con una obra que necesita cada día de los brazos de sus hijos”.

Eloína Miyares Bermúdez, ya fallecida, eminente pedagoga e investigadora del Centro de Lingüística Aplicada, con una vida consagrada a elevar la cultura del idioma; Doctora Honoris Causa de la Universidad de Oriente, merecedora del Escudo de la Ciudad, y como para resumir una vasta obra al servicio del pueblo, condecorada con el Título Honorífico de Heroína del Trabajo de la República de Cuba.

”Santiago de Cuba es para mí la vida. He viajado, pero estar en mi tierra natal es lo que más deseos de vivir y de realizarme me aportan. Adoro todo cuanto tenga que ver con Santiago: su paisaje, los niños, los peloteros, los artistas, su  historia extraordinaria, y nuestro pueblo con su carácter, su alegría y  personal comunicabilidad.

“Me estimula ser santiaguera, vivir, crear aquí, y las muestras de cariño que he recibido como reconocimiento a mi obra, que es también de Vitelio, mi compañero en la vida y el trabajo, y de Cuba entera”.

Constructor a pie de obra por muchos años, fue jefe de la brigada Huracán, de la ECOA 58, dedicada a la edificación de viviendas para damnificados de los ciclones, Ricardo Veranes Carrión es el ejemplo personificado, ostentar desde el 2001 el Título Honorífico de Héroe del Trabajo de la República de Cuba, da fe de la  estirpe de un hombre que no se ufana de su grandeza.

“Para mí es un alto honor y una suerte haber nacido en Santiago de Cuba y, sobre todo, haberle servido como un buen hijo, porque la historia que acumula es digna de respeto y admiración. Solo pensar en el asalto al cuartel Moncada, el levantamiento armado del 30 de Noviembre, en sus héroes y mártires y que aquí nació la Revolución, me llena de bienestar por vivir en esta tierra tan heroica.

“Siento satisfacción de haber contribuido a la obra del presente como albañil a pie de obra, ejecutor, jefe de cuadrilla y maestro de los nuevos en el oficio para perpetuar lo que con tanto amor hacemos.”

El Premio de Periodismo Gloria Cuadras y Mariano Corona Ferrer por la Obra de la Vida, máster Miguel Ángel Gaínza Chacón, sagaz periodista, siempre detrás de la noticia, capaz de asumir cualquier tópico con igual profesionalidad;  Vanguardia Nacional del Sindicato de la Cultura, un enamorado confeso de la ciudad.

“No dispongo del don de la palabra hermosa. Me conformo con decir que cuando necesito reforzar mi espíritu salgo a caminar sus calles, donde tengo la impresión de que respiro mejor. 

“Santiago es como una mujer bella, esplendorosa por sus calles ondulantes, sus balcones siempre dispuestos a las guitarras. Mi ciudad es mi orgullo, es mi existencia, es mi aliento; mi gente también me ayuda a vivir, aunque esas mismas personas no reparen en que son así y que tienen el sortilegio de la amistad espontánea, de la solidaridad, de esa manera única de robarse el corazón del otro”.

Deja un comentario