Ministerio del Interior y Fuerzas Armadas Revolucionarias: brazos de acero de la Revolución

Foto de Internet

Santiago de Cuba, 11 de dic.-  Amados por el pueblo, al tiempo que temidos por el enemigo,son el Ministerio del Interior y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Cuba y también los hombres y mujeres que integran sus filas, quienes constituyen un brazo fuerte y de acero que defiende la Revolución y contra el cual se han estrellado infinidad de maniobras  del imperialismo yanqui.

Forjados en tiempos de combate, en momentos de lucha crucial contra un enemigo que no admite la existencia de una nación soberana y un pueblo que se haya resistido a sus designios, y que no hayan logrado ponerlo de rodillas; ahí están el MININT y las FAR invictos como la Revolución misma a 60 años de la victoria de enero.

 Los Órganos de Seguridad del Estado, uno de sus tantos símbolos, fueron fundados el 26 de marzo de 1959,  desde el nacimiento mismo del proceso revolucionario,  porque hubo comprensión de que había que defender lo conquistado contra viento y marea, al costo de cualquier precio.

  Sintetizan y simbolizan años de batallas, libradas  sobre la base de la inteligencia y la dedicación  de sus miembros, a quienes el pueblo rinde merecido homenaje todos los días, con la certeza de que ese cuerpo armado le cuida el sueño cada amanecer.

Decir Ministerio del Interior y Órganos de la Seguridad del Estado es decir pueblo, Revolución, soberanía, libertad. Es también hablar de hombres y mujeres íntegros, capaces de los más altruistas gestos y hazañas a favor de una causa y de una idea.

   Nacidas en fecha tan significativa como el 2 de diciembre de 1956, día del histórico desembarco del yate Granma con Fidel y sus valientes compañeros de armas que   llegaron a costas cubanas para vencer o morir, nuestras FAR gana cada día mayor autoridad y prestigio a los ojos de su pueblo.

  Sus múltiples y honrosas misiones cumplidas con éxito en suelo patrio y fuera de las fronteras nacionales, como expresión de su vacación internacionalista, su alto espíritu patriótico-moral  y su audacia les hacen merecer siempre  el respeto más sentido.

   Una válida gloria se han ganado, gracias al valor y la hidalguía de los hombres y mujeres que la integran: veteranos y jóvenes, mezcla de energía, vitalidad y experiencia para convertirlas en un escudo  de la nación,  realmente invencibles.

   Las Fuerzas Armadas Revolucionarias, el Ministerio del Interior y los Órganos de Seguridad del Estado llegan al aniversario 60 del triunfo de la Revolucióncubana este Primero de Enero como una antorcha encendida,  que vislumbran los claros caminos de la Patria y la Revolución.

  Su probada fidelidad al pueblo del cual son hijos constituye una de las principales virtudes de estos cuerpos armados, que honran a su principal creador y artífice de las batallas libradas para salvaguardar la tierra amada y las mejores causas del mundo de hoy, el invicto Comandante en Jefe Fidel Castro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *