Servicios de salud gratuitos, pero muy costosos

Santiago de Cuba, 17 de sept. – Estoy casi segura de que muchas personas cuando acuden a su consultorio del médico de la familia ante cualquier situación de salud, no reparan en carteles que adornan las paredes y explican con lujo de detalles lo que cuesta al Estado los servicios recibidos gratuitamente.

Es cierto que ese es un derecho ganado por el pueblo cubano tras la victoria de enero de 1959 y una de las principales conquistas de la Revolución, pero para apreciarlos mejor, sería útil saber que el país invierte dinero en ofrecerlos y además en la compra de equipamientos, en ocasiones, de alta tecnología.

Por ejemplo, en la Atención Primaria de Salud se prestan numerosos servicios, podría mencionarse una consulta de control de embarazada o una de genética especializada, que apenas rondan entre más de 40 y 50 pesos, en ese orden, mientras en diversas partes del mundo resultan muy costosas y hay que pagarlas.

Pero hay otras de mayor valor monetario como pesquisa por cáncer de próstata, de más de 191 pesos; el diagnóstico y tratamiento a pacientes hipertensos,  que equivale a más de 281 pesos y a pacientes diabéticos a más de 456, ambas por un año, pero a nadie le cuesta un centavo.

Y esas son enfermedades muy comunes en los barrios, a veces por factores genéticos o hereditarias, pero una buena parte responden a malos hábitos de alimentación, falta de realizar ejercicios físicos con sistematicidad y la obesidad, en muchos casos.

Una consulta que se recibe en los mismos términos de las mencionadas es la integral a pacientes VIH-Sida que cuesta al Estado más de mil 433 pesos por 30 días y a las personas solo les exigen disciplina en acudir al médico y tomar los medicamentos como está establecido.

La doctora Roxana Morcate, del consultorio 18 en el centro urbano Abel Santamaría, de Santiago de Cuba, piensa que es importante saber valorar los servicios que el Ministerio de Salud pone a disposición gratuitamente, con el interés de que sean cada vez de mejores en calidad y esmerada asistencia, ya que cuentan con un personal especializado y comprometido con su humana labor.

Una de sus pacientes, Meida Cuesta, jubilada e hipertensa, coincide en que es necesario apreciar en su justa medida los servicios que reciben, y que en su caso conoce que un tratamiento de esa índole es muy costoso, aunque a ella solo le cuesta agradecer y decir gracias.

De acuerdo con las circunstancias actuales con respecto a la proliferación del mosquito Aedes aegypti es bueno referirse también a los cuantiosos recursos que el país invierte en combatir ese dañino vector que provoca enfermedades como el dengue, y que, en ocasiones, en los hogares no se cumplen las orientaciones emitidas en beneficio de la salud de todos.

Rigurosos y disciplinados hay que ser con el tratamiento focal y las inspecciones para descubrir, destruir y evitar el riesgo que originan los focos del mosquito, y también con el perifocal, el adulticidaintradomiciliaria y la fumigación para reducir las poblaciones de insectos.

NiurkaLaserra, vecina de la comunidad, reconoce el esfuerzo que se hace para fumigar y mantener libres de vectores a los hogares y centros laborales, con el noble afán de cuidar la salud del pueblo.

The following two tabs change content below.

Aida Quintero Dip

Deja un comentario