El privilegio de nacer en Cuba

 Realmente es un privilegio nacer en Cuba, donde están garantizados los derechos elementales de los seres humanos: el derecho a la vida, a la salud, a la educación, a una vivienda decorosa, a acceder al trabajo y otros, al parecer tan normales, que muchas veces no se valora en su justa dimensión lo que representa tenerlos y disfrutarlos a plenitud.

 El interés por asegurar el bienestar supremo de las personas se refleja, por ejemplo, en la atención integral a las embarazadas, las cuales gozan de una asistencia médica especializada y de calidad desde que se les hace la captación aproximadamente a las nueve semanas de gestación, hasta su feliz término y el seguimiento del estado de salud de ella y su bebé en los consultorios del médico de la familia.

Entonces,no sería reiterativo exponer que las gestantes constituyen un sector de la población de prioridad, a quienes se les aplica un sistema de consultas planificadas que incluyen varias ramas de la Medicina como la ginecología, nutrición, medicina interna, genética, angiología, oftalmología, estomatología, entre otras que aseguran el buen desarrollo delproceso que las convertirá en madres.

 Por tanto, la atención a las embarazadas en la isla es prioridad del Estado y una de las misiones más ennoblecedoras que asume el sistema de Salud Pública desde un eslabón clave como es la Atención Primaria de Salud y donde cumplen una tarea de primer orden los consultorios médicos, donde les ofrecen un seguimiento sistemático, eficaz e indican medicamentos, algunos de forma gratuita como la tableta prenatal.

  La asistencia también incluye pesquisas y análisis periódicos de sangre y orina, además de varios ultrasonidos que permiten evaluar el proceso de crecimiento del bebé y detectar a tiempo malformaciones y problemas genéticos que pudieran perjudicar la vida futura del niño o la niña.

Todos esos procederes y servicios que se ponen a disposición de las embarazadas son muy costosos para el Estado, pero enteramente gratuitos para ellas, una muestra más de la generosidad de la Revolución pese a las difíciles condiciones económicas en que actúa el país, agravadas por el genocida bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos a la isla.

  Es bueno recalcar que, pese a tan ilegal política y a la carencia de recursos de todo tipo que afecta a la sociedad en general, incluido el sector de la salud, ninguna embarazada ha muerto en Cuba por causa de la COVD-19.

 Como expresión del privilegio de que son objeto, ellas igualmente reciben una dieta consistente en carne y leche, con el propósito de contribuir a que tengan una alimentación adecuada y balanceada, lo que representa,asimismo, un gran esfuerzo estatal en medio de la coyuntura económica actual.

La doctora Dayana Carbonell, quien ejerce su trabajo en un consultorio médico, resalta el valor que tiene en el sistema sanitario cubano la esmerada atención a las embarazadas, y asegura que, en su caso y el de sus colegas, las cuidan como la niña de sus ojos, con el objetivo de garantizar el feliz término de la hermosa carga que llevan en su vientre.

Deja una respuesta