Universalización, nuevo modelo de desarrollo económico social y cambio

Santiago de cuba, 9 de dic. – Los estudiosos vuelven una y otra vez sobre la resistencia al cambio. Se supone que los cambios que proponen beneficios sociales deben ser aceptados por la generalidad de los públicos. Pero el desarrollo del proceso de universalización de la educación superior, a inicios de siglo, revela que el problema no es tan sencillo y demuestra que aún los cambios planificados, con independencia de su coherencia y su vocación de servir, provocan determinados niveles de oposición en algunos sectores del público. En este caso se comprende; porque la universalización implicó un desafío: la necesidad de construir un nuevo modelo pedagógico.

Permítanme resumir los resultados de una investigación que hicimos sobre la universalización, un proceso que democratizó al máximo la educación superior. Quizás sean útiles al analizar el proyecto económico social actual. Entre estos procesos hay similitudes y diferencias. La universalización estuvo dirigida esencialmente a la universidad y sus públicos. El nuevo modelo económico social tiene mayor alcance pues nos involucra todos. Este último programa fue sometido a una amplia consulta popular y se desarrolla en un contexto de mayor hostilidad por el recrudecimiento del bloqueo. Es un proceso en desarrollo susceptible de perfeccionamiento.

Lo novedoso de la universalización reside en su puesta en práctica, en el papel del estado en su instrumentación y en la magnitud social de sus implicaciones. En el discurso clausura del Congreso de Educación Superior (La Habana, (2004) el artífice de este proyecto:   Fidel Castro, el Líder Histórico de la Revolución Cubana, resumió la trayectoria de su pensamiento sobre el tema. Señaló como en fecha tan temprana (julio del 59) se refirió a la necesidad de poner la televisión al servicio de la educación masiva; 10 años después insistió en la idea de la universalización y expuso sus preocupaciones ante la asimilación del cambio, aspecto que motivó nuestra indagación (2005).

Los resultados de la investigación nos permiten ofrecer algunas consideraciones. Trataré de resumirlas. No debemos presuponer que los cambios cuyas repercusiones sociales resultan beneficiosas serán necesariamente asimilados por todos los públicos o al menos que todos los públicos lo aceptarán en la misma medida. No debemos suponer que los más inteligentes o preparados aceptarán plenamente el cambio porque, en ocasiones, son estos sujetos quienes apoyándose precisamente en su inteligencia y preparación utilizan tales capacidades para fundamentar su oposición.

No debemos creer que forzosamente quienes están directamente implicados en el cambio – los lo promueven lo facilitan  o ejecutan, sus beneficiarios directos,están convencidos de que obran del mejor modo, pues hay quienes asumen el cambio como tarea imposible de esquivar dada su responsabilidad o por mimetismo. No debemos presumir que solo resisten al cambio los afectados por éste, ni que quienes se declaran públicamente a su favor es porque creen en él. No debemos suponer que todos los que participan de algún modo en el cambio están   conscientes de su papel.    

En la indagación encontramos variasposturas. Están los partidarios: los protagonistas del cambio, quienes lo idean o dirigen y lo asumen como opción de desarrollo social ; quienes solo lo materializan yse identifican con él; los facilitadores; quienes lo acogen como sus beneficiarios naturales o porque obtienen resultados  colaterales favorables; quienes lo asimilan por obligación dada su responsabilidad social. También están quienes lo asumen porque temen que si lo rechazan puedan dañar al cambio mismo oquienes lo asimilan por disciplina. Finalmente estánlosque aceptan el cambio porque   se lo imponen y quienes lo aprueban buscando provecho personal.

Entre los opositores están quienes no lo aceptan:-Por convicción.-Por temor a las afectaciones sociales que el cambio pueda generar.-Por miedo a que sus intereses personales sean afectados.-Por el beneficio de la duda.-Para diferenciarse de quienes lo aceptan.-Por vocación para oponerse a todo cambio generado por otros.–Porque no lo comprenden. -Porque carecen de información y desconocen el proceso a pesar de ser un programa relevante de la batalla e ideas.

En la Universidad de Oriente constatamos que en la medida que el proceso fue avanzando ganó en aceptación a tal punto que los resultados se calificaron como muy positivos. Quizás en eso influyó el trabajo de los comunicadores y sobre todo el análisis permanente de las autoridades universitarias ante un proceso masivo: la universidad santiaguera llegó a tener en sus aulas másestudiantes que los había en las tres universidades cubanas antes de 1959. Creo que en la medida en que logramos transformarnos nosotros mismos, como pide el psicólogo Manuel Calviño, que entendimos la necesidad de abrir las puertas de la universidad a todos los que tuvieran interés y condiciones necesarias, pudimos derrotar el escepticismo.

The following two tabs change content below.

Osmar Álvarez Clavel

Escritos por Osmar Álvarez Clavel (Ver todos)

Deja un comentario