El bloqueo contra Cuba y sus crueles rostros

Muchas personas en Estados Unidos no pueden beneficiarse en este minuto del uso del Heberprot-P, medicamento cubano único para pacientes de diabetes que ha probado su eficacia en la generación de tejidos y que evita la amputación de la parte afectada y la invalidez del enfermo.

Como ese ejemplo hay otros tantos en el campo de la Medicina y en otras ramas imprescindibles para la vida,reflejo de una lamentablerealidad por causa del criminal bloqueo económico, financiero y comercial de los Estados Unidos contra Cubadesde hace 58 años.

Esa ilegalpolítica, que constituye el eje central de la discrepancia contra la isla desde el triunfo de la Revolución en 1959, ha sido responsable de que productos de reconocida calidad exportable y probada demanda no pueden comercializarse en el mercado estadounidense.

Asimismo, al Estados Unidos prohibir la exportación a Cuba desde cualquier país del mundo de cualquier producto que contenga el 10 por ciento o más de componentes estadounidense, impone una limitación significativa adicional a las posibilidades de esta nación de adquirir bienes y servicios de cualquier nación del planeta, una evidente medida extraterritorial que multiplica los daños.

Es importante insistir en que el bloqueo económico, comercial y financiero es el principal obstáculo al desarrollo de la economía cubana y para el pleno disfrute de los derechos humanos del pueblo, pues no hay familia, ni sector de la isla que no haya sido víctima de sus efectos.

Por esa misma hostilidad y ante la intención del poderoso y cruel enemigo de rendir a este heroico pueblo por hambre y enfermedades,tampoco pueden adquirirse medicamentos salvadores para pacientes con cáncer o requeridos de tratamientos de hemodiálisis, recurso esencial en el servicio hospitalario que garantiza salud y calidad de vida a personas con trastornos renales severos.

El gravísimo error del imperialismo yanqui de considerar que Cuba le pertenece le ha permitido manifestar una terca incapacidad de aceptar su condición de independencia y el derecho de los cubanos de ejercer su soberanía, la autodeterminación y la libertad de decidir un destino propio.

Así, 2019 fue un año de persistentes desafíos con unafortificada ofensiva imperialista para provocar el colapso económico de Cuba, y lo vivido en lo que va de este 2020 no se diferencia mucho, al recrudecerse el ilegal bloqueo en el interés supremo de socavar la Revolución.

Este acto de genocidio contra el pueblo cubano apuesta a la escasez, las carencias materiales,la interrupción de los servicios públicos; pretende sembrar el desaliento y la insatisfacción, y,en resumen, persigue responsabilizar y denigrar la Revolución.

Pero ante las adversidades hay que apelar siempre a Fidel, quien dijo en una ocasión: “El bloqueo criminal, que nos promete endurecer, multiplica el honor y la gloria de nuestro pueblo, contra el cual se estrellarán sus planes genocidas. Se lo aseguro”.

Escrito por Aída Quintero Dip

Deja una respuesta