El Doctor Duran… Con sus palabras quiere hacer el milagro

Santiago de Cuba, 9 de feb. – No son pocas las ocasiones en que  la vida te pone momentos muy duros, y cuando uno apenas siente el ánimo de seguir adelante porque no puede detener el destino,  hay expresiones  que llegan para hacer el milagro: La abuelita está en un estado muy crítico, pero mientras haya vida haremos de todo para que no sufra.

Esas fueron las palabras del  Doctor Francisco Duran García expresadas con suavidad, discreción y el debido respeto a quienes estábamos convencidos  del desenlace. Pero escucharlas con tan alto nivel de sensibilidad del mismo Director Provincial de Salud en Santiago de Cuba, dejaba una connotación muy especial.

Este episodio, muy real por cierto, ocurría en diciembre de 1998, durante un recorrido que realizaba Duran por el Hospital Provincial Saturnino Lora de su ciudad natal. Nada estaba preparado. Todo aconteció con espontaneidad inesperada, alentado solo por el interés del dirigente de  contribuir a aliviar el dolor de una familia que brindaba mucho cariño  al ser querido ante la  proximidad de la  muerte.

Hay episodios que marcan, y ese fue uno de ellos, tanto, que jamás esta periodista ha podido olvidar ese hermoso gesto del Doctor Duran, del mismo compañero que con el primer diagnóstico  de la COVID-19 en el país en marzo del pasado año,  se mantuvo informando a su pueblo; y quien luego de un merecido descanso y ante la fuerza del rebrote de esa enfermedad, volvió a convertirse desde el actual mes de enero, en la voz oficial de la Televisión y la Radio Cubanas para decirnos y orientarnos sobre la letal pandemia.

 23 años después de aquel acontecimiento, y  cada día recuerdo las palabras de quien hoy, como Director Nacional de Epidemiología del Ministerio de Salud Pública, mantiene esa voz agradable, parsimoniosa, con deseos de agradar y persuadir a millones de cubanos para que juntos enfrentemos y salgamos victoriosos de los embates de la pandemia del Nuevo Coronavirus  SARS CoV 2 que azota al mundo y ha causado millones de muertos.

Y de verdad  que a este santiaguero le duele cada uno de los fallecimientos ocurridos por la COVID-19 porque sabe que muchas muertes podrían haberse evitado si cumplimos las orientaciones que  todos los días reitera sin cansancio, pero sí con el deseo de que se cometan por el bienestar del pueblo.

Este miércoles, volveremos a  ver por la Televisión Cubana o a escuchar por la Radio, la intervención del Doctor Francisco Duran García. El  transmite la sensación de que con sus palabras quiere hacer el milagro.

Ahora la  vida le depara  momentos duros y le vuelve a poner ante el dilema de la muerte. Las estadísticas para esta jornada o para la de mañana o pasado mañana serán una incógnita pues no sabremos con cuántos nuevos casos  y fallecidos amanecerá  Cuba cada uno de estos días. No obstante  hay  una realidad, y es  que  este  problema podrá revertirse si nos lo proponemos  todos.

Deja una respuesta