Empresa estatal socialista y Comunicación Social

El desarrollo del nuevo modelo económico social de la Revolución requiere de la Comunicación Social. Sus vínculos han sido subrayados reiteradamente por el Presidente cubano Miguel Díaz-Canel. Ese reconocimiento nos compromete, obliga a la responsabilidad lo cual significa, entre otras cosas, apartarnos de posiciones extremas como las que asumen quienes obvian la necesidad de planificar estratégicamente la comunicación y controlar la ola de quienes exacerban el protagonismo de las disciplinas comunicativas en el desarrollo de la empresa estatal socialista.

Queda claro que la comunicación por su propia naturaleza está presente en los diferentes procesos del funcionamiento de la empresa. Pero, eso no quiere decir que se obvien los procedimientos comunicativos apoyados en la ciencia, sino lo contrario: la comunicación se investiga, se planifica, se controla. Por otro lado, el hecho de que sea importante no justifica que se le considere como el centro de las organizaciones. El protagonismo de las empresas descansa en su objeto social, en sus objetivos, en su misión, en su capacidad para sostener el desarrollode la economía.

Los comunicadores sociales no producen ni productos ni servicios. No producimos ni pan ni casabe y, para colmo, algunos producen problemas cuando pretenden que la empresa función a partir de los conocimientos teóricos adquiridos en lacarrera no siempre bien digeridos. En tales casos los empresarios nos miran con ojeriza porque en vez de solucionar problemas, nos convertimos en un problema adicional. La comunicación responsable puede contribuir a que la empresa estatal socialista cumpla con su objetivos, que los trabajadores sean personas de calidad. Contribuir es un infinitivo básico para la Comunicaciòn Social.

Apunto estas cuestiones que no hacía falta que las dijera porque se sustentan en premisas muy simples, algunas definidas por el sentido común. Menciono el problema porque existe la tendencia, para suerte colectiva minoritaria, de sublimar la importancia de la Comunicación Social en la Cuba de hoy. Creo que si los comunicadores sociales queremos cumplir el papel que nos corresponde debemos abstenernos de ejercitar ajetreos turísticos teóricos y ocuparnos de la compleja realidad cubana donde hay mucho que hacer. Debemos y podemos contribuir sin protagonismos estériles.

Hay temas que conocemos bien. Por ejemplo, el pasado año en un encuentro con las Juntas de Gobierno, el Presidente cubano Miguel Díaz-Canel enfatizó en el papel decisivo de la empresa estatal socialista como principal sujeto de la economía cubana. El periódico Trabajadores en su edición del 1 de abril dio cuenta de ello en el artículo “Destacó Díaz-Canel decisivo rol de la empresa estatal”, donde señala que el Presidente enfatizó en el plan de la economía cuyo control será constante y estará encauzado a tomar medidas para garantizar el desarrollo del modelo económico social cubano; y señaló que las decisiones demandan responsabilidad en la postura a seguir para trabajar con tranquilidad pese a la coyuntura internacional adversa, sin dejar espacio al pesimismo.

Por otra parte, en la sesión extraordinaria de la Asamblea Nacional del Poder Popular, del Parlamento cubano, en su novena legislatura, desarrollada el pasado 13 de abril, evento que fue televisado, el Ministro de Economía, Alejandro Gil, afirmó que la empresa estatal socialista es la que mayores capacidades tiene en los sectores estratégicos para el desarrollo sustentable del país; y destacó entre las acciones que se implementan o se implementarán: la necesidad de adaptar el plan a los recursos disponibles sin incrementar las deudas; incrementar las exportaciones y asegurar su cobro, priorizar los recursos financieros para la industria nacional, defenderla sobre la base de que sea competitiva, priorizarla para que vayan hacia ella las principales inversiones que generan empleo y soberanía.

La economía y la defensa son dos prioridades básicas del país. A su vez la empresa estatal socialista está en el centro de la economía y hacia allí debe ir el aporte de los comunicadores con razonamientos prácticos que apoyen los procesos sin cuyo éxito la Comunicación Social cubana sería una quimera y no a la inversa. Lo anterior no implica abandonar el estudio, el análisis y la contribución a la Comunicación Comunitaria. Cuba es esencialmente una sociedad comunitaria, participativa. Como la Comunicación Empresarial, la comunitaria no admite que se le deje a la espontaneidad, pues implica gastos y puede aportar al desarrollo de las comunidades en especial a las campesinas que aportan a la economía.

La Comunicación Comunitaria contribuye a mejorar a la Comunicación interpersonal, la de todos los días, y si se organiza coherentemente, favorece la coexistencia social y con ello a la economía. Digo esta perogrullada porque a veces tengo la sensación que hay comunicadores que andan por las ramas cuando tenemos tierra suficiente donde poner los pies. Creo que en el contexto actual lo fundamental consiste en poner la Comunicación Social al servicio de la economía, en particular de la empresa estatal sin descuidar la atención a la Comunicación Comunitaria y la de todos los días: ellas también aportan a la economía.

Escrito por Osmar Álvarez Clavel

Deja una respuesta