Inteligencia y audacia en el enfrentamiento a la COVID-19

Ser dialécticos, atemperar los sistemas de trabajo a la vida, romper la monotonía. A esos métodos hizo referencia, desde el Palacio de la Revolución, el miembro del Buró Político del Partido y primer ministro, Manuel Marrero Cruz, durante la reunión del Grupo temporal de trabajo para la prevención y control del coronavirus.

En un encuentro que ya es habitual y que hace posible el intercambio de la dirección del país con las autoridades de varios territorios, a través de videoconferencia, el Jefe de Gobierno reflexionó sobre la tendencia, a lo largo de la Isla, al crecimiento del número de casos activos de la enfermedad, y a cómo son diez las provincias que, al cierre de este jueves, superaban el centenar de casos diarios.

El pórtico de la jornada, que también fue presidida por el miembro del Buró Político del Partido y presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular, Esteban Lazo Hernández, estuvo a cargo del titular de Salud Pública, José Angel Portal Miranda, quien ilustró con cifras, nada favorables, cómo andan el mundo y la Mayor de las Antillas.

En los últimos 15 días en Cuba, según detalló el ministro, fueron diagnosticados 23 031 casos positivos a la enfermedad, para una tasa de incidencia de 205,9 por cada 100 000 habitantes. Las provincias que mantienen el indicador más elevado son Camagüey, Matanzas, Mayabeque, Ciego de Ávila, Santiago de Cuba, La Habana, Sancti Spíritus y Pinar del Río.

El país acumula, afirmó Portal Miranda, un total de 1 219 fallecidos por causa de la epidemia, para una letalidad de 0,69 %.

A través de videoconferencia las autoridades de seis provincias, cuya situación epidemiológica es compleja, pudieron ofrecer una actualización de cómo se comporta la transmisión de la enfermedad.

En Pinar del Río, que al cierre de este jueves cerró con un número récord de casos desde que comenzó la epidemia, se han estado revisando y actualizando los planes de medidas de cara a la covid-19; se valora, entre otras decisiones, el incremento de las capacidades hospitalarias y una disminución de la movilidad.

En La Habana, cuya situación más complicada se está dando en los municipios de La Lisa, 10 de Octubre y Habana del Este, debe seguirse con estricto rigor el plan de medidas, que se ha venido diseñando, para que esa acción, de conjunto con la intervención sanitaria, conlleve un decrecimiento continuado de las cifras de contagio.

La provincia de Matanzas incrementó en más de 200 –al cierre de este jueves– el número de casos activos en relación con el día anterior. El territorio presenta cinco eventos de transmisión de la enfermedad, de los cuales dos son institucionales; y en sentido general el panorama ha planteado el reto, para las autoridades, de lograr el aislamiento de todos los casos que van saliendo a la luz.

La dispersión es una las características más preocupantes de la epidemia de COVID-19 en la provincia de Ciego de Ávila. Allí, según los datos tomados al cierre del jueves, se incrementó el número de casos positivos a la enfermedad en relación con el día anterior.

Igual situación tuvo lugar en la provincia de Camagüey, donde el mayor riesgo de transmisión sigue estando en los contactos extradomiciliarios; y hay, entre otras situaciones complejas, cinco municipios con cifras de casos que superan los 200 por día.

Y en la provincia de Santiago de Cuba, donde del municipio cabecera es el escenario más complejo en lo epidemiológico, las autoridades prestan especial atención al sistema de aislamiento a quienes han sido alcanzados por el coronavirus.

Todo lo anterior demanda, como reflexionaba hacia el final del encuentro el Primer Ministro, planes de medidas que sean trajes a la medida para cada provincia y cada municipio; modos de proceder que eviten la improvisación y que hagan posibles tácticas bien pensadas, y en esencia el estricto cumplimiento de lo que ya está diseñado.

En esta batalla por la vida, en esta lucha que es como una carrera de fondo, hace falta, como expresaba Manuel Marrero Cruz, mucha inteligencia, no desesperarnos, e incluso ser audaces en cada paso por tomar sobre el terreno.

Deja una respuesta