Los sueños no se pueden perder

Santiago de Cuba, 2 de feb. – Si bien esta pandemia está lejos de terminar definitivamente, realmente se va vislumbrando una luz al final del túnel de ahí que todavía tenemos razones para soñar con un 2021 que vaya dejando las trazas de un nefasto año anterior…

Por lo menos el lanzamiento de las vacunas es una aspiración casi palpable y de ser posible ya a fines con la conclusión de este año, la familia se sentirá más tranquila ante una Covid-19 que le ha quitado el sueño por varios meses.

Por supuesto No creo que estemos en condiciones de un cierre del 2021 sin que los nasobucos, mascarillas o cubrebocas, como cada quien le llame, dejen de formar parte de nuestras vidas  pero si la inmunización se logra y en eso se anda, definitivamente podremos en algún momento respirar en calle abiertamente sintiendo el olor de la vida diaria y abrazarnos en esos encuentros fraternales que incluyen en una gran mayoría los besos, esos que se han quedado atrás por ya un buen tiempo, incluso entre los más íntimos…

 Volveríamos al estadio, a esas gradas que se han quedado vacías pues de miles de personas, ha acogido cuando más a un ciento, los necesarios para mantener la vitalidad de los juegos a través de la pantalla chica… Volveríamos a los restaurantes a pasarla en familia o entre amigos, en esa divertida y necesaria acción de comensales, no sólo por saciar el estómago, sino a la vez por llenar el alma…

Dejaríamos atrás el trabajo a distancia y el tele trabajo, excelente para los aprovechados, haraganes, indisciplinados, pero muy malo en materia de socialización entre compañeros,  de poder discutir cara a cara los argumentos que tienes para tus proyectos, zafándote  de una monotonía … Por unos días cualquiera ama el quédate en casa, pero ocurre como cuando coges vacaciones por un mes… La primera quincena no quieres entrar, pero a los 20 días entra el desespero por la juntamenta, por esa labor a la que te vas acostumbrando…

Ah y por mi parte dejaría atrás el cloro, ese que me ha dejado todo el tiempo sin mi centro de voz y dañando en el cada día mi garganta ante una alergia que controlaba con una vacuna y que ahora me hará falta otra para quizás pueda eliminar con la posibilidad de sentirme yo…

Deja una respuesta