Para Fidel la medalla de la dignidad es el mejor regalo el día de su natalicio

Santiago de Cuba, 7 de ago. – Ellas estaban convencidas que podían regresar a Cuba con una medalla de bronce. Nunca hablaron del oro, pero acariciaron la medalla de plata y  al final, en la última de las pruebas de la  gimnasia rítmica, en  la modalidad de conjunto (3 aros y 2 pares de mazas), el quinteto de la mayor de las Antillas  integrado por Claudia Arjona, Melissa Kindelán, Tatiana Frómeta, Elaine Rojas y Danay Utria, conquistaron sus sueños.

Desde el televisor, muchos cubanos vimos a estas muchachitas  alegres y optimistas, orgullosas porque fueron allí a hacer bien lo aprendido, y demostraron que estaban aptas para competir aunque las juezas, según ellas mismas expusieron,  no evaluaran con precisión y justeza sus demostraciones.

Ellas sabían por convicción  que seguras en su corazón estaban las medallas de la dignidad, esas que siempre Fidel pide a los deportistas cubanos, ahora  desde la  eternidad; pero los años de entrenamiento, de sacrificios, de la dedicación de sus entrenadoras, de los recursos empleados en su preparación debían ser recompensados. 

Tenían argumentos para no salir al gimnasio derrotadas y casi al anochecer del lunes 5 de agosto  se adueñaron del escenario para sacar aplausos de quienes estaban en las gradas, lograr el abrazo de sus entrenadoras y el orgullo de Fidel.

Las medallas de bronce están ahí, ganadas por las jóvenes de gimnasia que inscriben su historia deportiva en los Panamericanos de Lima, Perú, como también lo hicieron los voleibolistas con sus medallas plateadas que tienen color de oro; y los deportistas del Tiro   que estuvieron por encima de los pronósticos…y qué decir de los boxeadores con  sus 10 preseas, de ellas 8 doradas.

Los deportistas fueron a Lima a competir. Y en lo más profundo de su ser, como expresó el boxeador camagüeyano Andy Cruz, dedicaba su medalla de oro a Fidel… En esa simple expresión estaba el agradecimiento al hombre que más hizo por el deporte en Cuba  y en América.

Estos Juegos  Panamericanos de Lima, Perú nos dan la alegría ante cada premiación, y sentimos el deseo de volver a ser los segundos de esta región en cuanto a potencias deportiva.  Pero con los años más que la medalla, trasciende la dignidad.

De Alberto Juantorena, Terófilo Stevenson, Javier Sotomayor, Ana Fidelia Quirtog, Erik López, Lurdes Medina, Yipsi Moreno  todos glorias deportivas, trascienden además de la medalla,  la actitud de estas personas; en deportes colectivos siempre se habla de lo que hicieron las morenas del Caribe que inscribieron  sus nombre en cada cubano que las vio jugar y llegaron al más puro sentimiento de Fidel

Claro que el líder cubano conquistó corazones. El encontró el  tiempo para compartir con los peloteros que tanta gloria dio al deporte cubano; hablaba de Mireya Luís, la capitana de las Morenas del Caribe (equipo de Voleibol femenino) como su hija querida; defendió a Javier Sotomayor cuando se le quizo acusar de dopaje luego de sus records mundial en el salto de altura al aire libre y bajo techo aun vigentes, y animó como ningún otro a Ana Fidelia Quirog, la reina cubana y del mundo de los 400 y 800 metros planos cuando su accidente casero, y  en pelota admiró a  santiagueros como Norge Luís Vera, Orestes Quindelán …

Aquellos jóvenes dedicaban sus éxitos a Fidel, porque él siempre estuvo pendiente del Deporte Cubano. Incentivó el ejercicio físico para todos como una vía de preservar la salud, pero estimuló con su presencia  a los atletas de alto rendimiento de cualquier deporte, y grandes fueron los éxitos de Cuba, reconocida como una potencia deportiva.

Los Juegos Panamericanos de Lima, Perú, concluirán 2 días antes de la fiesta por el aniversario 93 de Fidel.  Todavía hay tiempo para honrar al líder realizando esfuerzos extraordinarios porque Cuba se mantenga entre los 5 primeros países del Deporte en Hispanoamérica.

Pero no está de más recordar la alerta que nos hizo el líder cubano el  24 de abril de 2006, cuando en la inauguración de la Tercera Olimpiada del Deporte Cubano, en el Coliseo de la Ciudad Deportiva dijo:

“Todo lo que hemos hecho y haremos en el campo del deporte no será para gloria vanidosa de nuestro pueblo. Seguiremos compartiendo nuestras experiencias con los pueblos hermanos. Miles de instructores deportivos cubanos dejan hoy sus enseñanzas en muchas partes del mundo. Casi medio centenar de ellos están acompañando a las delegaciones de otros países presentes en esta Olimpiada, donde competirán contra nuestros equipos.  Es conocida su honradez y su total lealtad a los atletas y equipos que entrenan”.

Por ello a decir verdad, hoy por hoy  para Fidel la medalla de la dignidad  es el mejor regalo de aniversario por su natalicio, que el atleta compita pensando en la Patria, pero que retorne a ella con su frente alta, sabiendo que lo dio todo e hizo lo máximo por la victoria en un contexto cada vez más difícil para alcanzar una medalla pero donde se reconoce  más la dignidad de quienes con su actitud demuestran que siguen siendo Cubanos. 

Deja una respuesta