Una bandera que deja ánimos para nuevos empeños en materia de producción agropecuaria…

Santiago de Cuba, 26 de ene.- Aun en medio de los avatares con la actual pandemia donde Santiago de Cuba no ha estado del todo bien, con todas las medidas exigidas por el Consejo de Defensa, la Bandera Aniversario 60 de la constitución de la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños, ANAP, recorrió en este municipio,  importantes sitios de interés histórico y social bajo estricto protocolo de protección contra la COVID-19, después de su llegada a este territorio el pasado día 16 de este mes, procedente de la hermana provincia de Guantánamo.

El cementerio patrimonial de Santa Ifigenia, buscando el justo y merecido homenaje al Líder histórico de la Revolución cubana, Fidel Castro Ruz, resultó, como era de esperar, el primer sitio de alza del estandarte, que portaba y bien en alto, un reducido grupo de destacados cooperativistas de este territorio suroriental.

Luego la bandera llegaba a la Granjita Siboney, para realzar esa historia que amerita el lugar, que vivió un grupo de jóvenes revolucionarios de la Generación del Centenario, como parte del asalto contra la tiranía, a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes.

La Cooperativa de Créditos y Servicios, Seguidores de la Generación del Centenario, recibía ese propia día la 60 Aniversario, en un momento propicio pues se reunión sus afiliados para llevar a cabo, la Asamblea de Balance de la organización de base, momento que servía para acentuar el nombre que lleva la CCS y al mismo tiempo, dejar claro el compromiso que mantienen de apoyar la base nutricional de este territorio indómito, con el incremento de la producción, tal y como lo necesita el país en los momentos actuales de difícil situación económica.

Ya antes en su entrada a la provincia, la bandera recorrió el municipio de Songo-La Maya, para con igual fin, entablar diálogo con los cooperativistas de la CCS Julio Antonio Mella, aportadores sus afiliados de ese renglón tan esencial como lo es la lecha fresca, donde por tradición entregan más de 100 mil litros cada año junto a altas cifras de viandas, granos y hortalizas a su territorio como parte de su desarrollo local y entregas al municipio de Santiago de Cuba.

De igual manera, fue recibida por los trabajadores de la finca colectiva de la CCS. Cuba-México y la Brigada de macheteros de la Cooperativa de Producción Agropecuaria 30 de Noviembre. 

Deja una respuesta