A las puertas de un 24 de febrero doblemente histórico

 Santiago de Cuba, 23 de feb.-   Los cubanos estamos a las puertas de protagonizar un 24 de febrero doblemente histórico porque ese día, además de rememorar la fecha de reinicio de las guerras por la independencia de la Patria, se prevé ratificar en referendo popular la nueva Carta Magna que regirá los destinos de la Cuba libre y soberana.

  Será una jornada para enarbolar con más fuerza que nunca  las ideas de José Martí expresadas en el preámbulo del texto constitucional: “Yo quiero que la ley primera de nuestra República sea el culto de los cubanos a la dignidad plena del hombre”, en la construcción de una nación con todos y para el bien de todos.

  El espíritu del Apóstol de la independencia de la Isla vibra en cada letra, en cada postulado, en cada capítulo de la nueva Constitución, un documento martiano en su esencia y también fidelista, porque el Comandante en Jefe y fundador de la Revolución guió a su pueblo hacia la consecución de las ideas de Martí.

  Al pueblo le inspira perfeccionar la obra grandiosa que se ha levantado y  todo cuanto ha heredado de los mejores hijos de la Patria desde Carlos Manuel de Céspedes hasta Fidel Castro quien, como mejor discípulo del Maestro hizo realidad sus sueños en un país diverso y plural, pero con un espíritu unitario que le ha permitido llegar hasta hoy y seguir adelante.

Con estas concepciones y argumentos coincide la jurista santiaguera Caridad García Rondón, quien destaca que votará Sí porque la nueva Carta Magna  está guiada por lo más avanzado del pensamiento revolucionario, antiimperialista y marxista cubano, latinoamericano y universal, en particular por el ideario y ejemplo de José Martí y Fidel Castro.

 También ratificará la nueva Constitución en las urnas el domingo 24, manifiestala profesora de Derecho de la Universidad de Oriente, por ser avanzada y atemperada a la realidad social, económica y política de la sociedad cubana actual, expresar nuestras legítimas aspiraciones y haberse  construida con el ejercicio democrático de nuestro pueblo.

Cada santiaguero tiene sus motivaciones y razones personales para respaldar  el documento porque en él  están la diversidad de la sociedad, el afán de progreso económico, el humanismo, la dignidad plena de los cubanos, las nuevas formas de propiedad, el respeto a los derechos de cada ciudadano, la salud y la educación gratuitas, y mucho más.

   Por ejemplo, Meida Cueto Pineda, de 72 años y jubilada del sector del Comercio y la Gastronomía, señala que votará Sí el 24 de febrero ya que en la futura Ley de Leyes de Cuba se observa el respeto por las personas de los diferentes grupos etarios y a la dignidad humana.

   Destaca que desde el triunfo de la Revolución cubana se atendió prioritariamente a los ciudadanos de 60 años y más, lo que también garantizará la nueva Carta Magna, que apunta la obligación del Estado, la familia y la sociedad de proteger y facilitar condiciones para satisfacer las necesidades de dichas personas.

   Mi voto será Sí, pues me siento representada y protegida en mis derechos, cuando se afirma en el documento que la mujer y el hombre tienen iguales derechos y responsabilidades en lo económico, político, cultural, laboral, social, familiar y en cualquier otro ámbito, dice Felicita Capote, jubilada y activa federada en su comunidad de la Ciudad Héroe.

   El historiador residente en el Centro Urbano Abel Santamaría, de la urbe indómita, Francis Velázquez Fuentes, subraya que votará Sí porque la nueva Carta Magna es reflejo de la voluntad soberana del pueblo de Cuba y coherente con su tradición histórica,al ser  heredera de la Constitución Mambisa de Guáimaro, que ahora cumple 150 años.

Por: Aída Quintero Dip

Deja una respuesta