Voto Sí por Cuba, por Fidel y por la continuidad de la Revolución.

Santiago de Cuba, 19 de feb.-Elsa Lidia Salazar  es una santiaguera de 82 años de edad. Su andar lento por el paso del tiempo, no la amilana. Ella está donde hace falta y en el barrio donde vive, Calle E No. 70  en el Reparto Jiménez,  se mantiene como líder de la comunidad. Razón por la que se hizo presente  en la plenaria que se realizó en la sala principal del Teatro Heredia para patentizar el compromiso de las federadas de votar Sí por la constitución el venidero 24 de febrero.

Acogedoras   son las referencias  de Elsa, quien  es Licenciada en Educación primaria  y antes de ejercer como maestra en su ciudad natal, Santiago de Cuba, trabajó en el Segundo Frente Oriental.  Ella confiesa que es fundadora  de ese territorio montañoso, pero en esa parte de su historia no me detendré por el momento, porque el interés periodístico de hoy está en el testimonio de su participación en el Referéndum de 1976, y su opinión sobre el que se avecina.

“Participé    en   el Referéndum  Constitucional del 15 de febrero de 1976. Me  correspondió trabajar en un local donde estaba el Café Casalta  ubicado en Martí y Cuartelillo donde ahora se levanta una edificación para viviendas de familias damnificadas por eventos climatológicos”.

“Recuerdo que era una etapa diferente había transcurrido 20 años del Triunfo de la Revolución, se hablaba de una experiencia del Poder Popular en Matanzas y con la nueva Constitución  quedarían establecidos los nuevos cambios, las transformaciones en un país que  asumía una división político-administrativa  y una estructura de gobierno diferente”.

“La población era muy revolucionaria y ahora me doy cuenta que por encima de todo  hubo un respaldo a Fidel, a Raúl, a Almeida, a los principales líderes, por lo que fue casi unánime el apoyo a la Constitución de 1976. Los ciudadanos mayores de 16 años acudieron a votar y fue un éxito. En el colegio donde yo trabajé  todo fluyó muy bien. Allí estuvieron los pioneros, contamos con el apoyo de los dirigentes de los CDR y de la FMC”.

“Eran tiempos diferentes, las personas  actuaban por conciencia y por un    amor incondicional a Cuba, a la Patria. Así era la generación de aquellos años. No teníamos la cultura política  y general de hoy. Una población que sabía leer y escribir, pero muchos no rebasaban del sexto grado. Era una población que mayoritariamente confiaba más en sus líderes que en los beneficios que podía darle la Constitución.    Pero sí entendíamos algo, teníamos que defender a Cuba de un enemigo poderoso como Estados Unidos. Fidel lo explicaba muy bien.   Y si  Cuba está aquí hoy es porque no dudamos en apoyar a nuestros líderes. Y en ese momento era el Sí.

¿Cómo era el santiaguero de entonces?

“Al santiaguero le gustaba cumplir, participar en las tareas,  respondíamos al llamado de los trabajos voluntarios en el Huerto, íbamos a eliminar Marabú, a cortar caña, a recoger café. Pero   los primeros en movilizarse eran los dirigentes y nosotros íbamos con ellos   a donde fuera necesario”.

¿Entonces el voto por el Sí era por darle continuidad a ese ideal de sociedad cubana que edificaban dirigentes y pueblo?

“Sí. Quienes vivimos el capitalismo supimos de sus crueldades. Había recursos pero  la mayoría no podíamos adquirirlos. Ahora hay  personas mayores que dicen antes estaba la carne en las carnicerías, había comida  barata, el caramelo valía un quilo. Pero no dicen que a veces  su familia no tenía  ni un medio para comer y debían comprar las cosas fiao, como le pedíamos a los dueños. Esa era la realidad.  Con la Revolución trabajé como maestra en una escuela, la número 33 José Mercerom  Allem, en Cuabitas, tuve mis tres hijos  todos profesionales con sus trabajos, mis nietos estudian. Por ello no me arrepiento de mi sociedad”.

¿Qué ha cambiado 43 años después de aquel Referéndum Constitucional?

“La constitución anterior no tuvo la divulgación que ha  tenido esta. Todo el que va a votar el día 24 lo hará consiente del por qué y  conoce la importancia del voto para el país”.

Usted ¿Qué defenderá  con ese voto por el SI?.

“Con ese voto por el  SI voy a defender a Cuba,  que se mantengan los principios de la Revolución, que se mantenga el ideal de Fidel y que se mantengan todos los principios éticos, políticos, educacionales.  Mostraré el apoyo al Presidente Miguel  Díaz Canel  y a los nuevos dirigentes que tenemos, apostar  por los jóvenes quienes deben asegurar la continuidad  para que Cuba siga siendo Cuba como lo dice  Havana D´ primera,  y por esta solidaridad que caracteriza al pueblo que comparte lo que tiene”.

“Por eso votaré por el SI,  por una Constitución que responde a toda esta sociedad tan diversa  y que debe mantenerse firme    para que nadie venga a quitarnos la libertad que costó tanto sacrificio y tanto trabajo.  En aquella etapa no podía la persona estudiar tanto porque el pobre debía ocuparse de otra cosa, pero ahora hay posibilidades para todo el mundo, sin distinción de raza y de sexo.  Y porque tengo la seguridad que Todos unidos vamos a vencer”.

Por: Agustina Bell Bell.

Deja una respuesta