Che y la nueva estrategia económico social cubana

El país está inmerso en el desarrollo de la nueva estrategia económico social aprobada en julio de este año. La estrategia constituye una respuesta encauzada no solo a garantizar la superveniencia ante los problemas del país acentuados por el recrudecimiento del irracional bloqueo del gobierno estadounidense contra la isla y por los efectos globales de la pandemia, es además de un instrumento para resistir, una herramienta para propiciar el avance del país en todos los órdenes, para avanzar en el proyecto de desarrollo sostenible del socialismo cubano.

Entre las acciones básicas inmediatas de la estrategia sobresale la tarea ordenamiento –prolijamente explicada a través de los medios de comunicación- la cual implica medidas fundamentales como la unificación monetaria y cambiaria y la reforma salarial. Se trata de ordenar la economía, dedestrabar las fuerzas productivas, de estimular las exportaciones y reducir las importaciones, de lograr que el trabajo funcione como la fuente esencial del ingreso, de ser máseficientes y productivos. De eso, en esencia, se trata, porque es la única manera de lograr el objetivo final de la estrategia: incrementar el bienestar del pueblo.

Una revisión sumaria de la nueva estrategia económico social conduce al pensamiento del Che. Los especialistas encontrarán varias zonas de convergencia. Quisiera, por el momento, mencionar solo tres porque me parecen significativas, evidentes y accesibles a los diferentes públicos. Me refiero a la importancia de la planificación en general y la del presupuesto en particular y al reciclaje y sus posibilidades de contribución al desarrollo industrial.

En las diferentes responsabilidades que desempeñó a partir del triunfo de la Revolución el Che acumulóexperiencias sustanciales; conocimientos que sumó a sus estudios de marxismo y economía. Como Ministro de Industrias y como Presidente del Banco Nacional de Cuba pudo consolidar y aplicar varios de sus criterios relacionados con la construcción del socialismo en un país subdesarrollado, en un contexto desfavorable, agravado por el enfrentamiento al imperio más poderoso de cuantos hayan existido. Sus concepciones sobre la construcción el socialismo revelan un precepto capital: encontrar vías propias de desarrollo con justicia social.

Entendióla planificación como la vemos hoy, como una herramienta de trabajo indispensable. La planeación es por definición estratégica – hoy decimos proactiva- porque se planifica el futuro sin desdeñar el pasado que sirve como diagnóstico. Planificar significa organizar de manera viable lo que nos proponemos y, en un mundo donde, como dice Darío Machado, loúnicoque no cambia es el cambio, la planificación tiene que ser necesariamenteestratégica y flexible, creadora: así la entendía el Guerrillero Heroico. Y dejó constancia de ello no solo en discursos y artículos sino en su gestión cotidiana como dirigente.

El Che insistía en una aspecto clave de la planificación, la del presupuestoy la vinculaba con la participación, que no se reduce a lo formal, a reunir a los trabajadores para que escuchen una retahíla de cifras y luego pedirlecriterios. Esta idea estáplenamente vigente. Tal vez deberíamos trabajar de abajo hacia arriba para propiciar la participación, escuchar todas las opiniones– la opinión compromete-, facilitar a los especialistas la tarea de elaborar el presupuesto y cuando este se apruebeinstrumentar procesos en el cual los trabajadores participen en el control. Este modo deprocederfomentaría el combate contra un fenómeno lesivo y ajeno a nuestro sistema: la corrupción.

Finalmente quiero recordar que el reciclaje es una concepción solvente y necesaria. En 1961, cuando el Che fungía como Ministro de industrias, fundó la del reciclaje; fue una decisión premonitoria. En la actualidad hay países desarrollados que privilegian esta herramienta de ahorro y desarrollo. En nuestro país se impone afianzar la cultura del ahorro. La dirección del Estado cubano está consciente de la trascendencia del asunto por ello en la recién aprobada política industrial se privilegia el reciclaje. Santiago de Cuba constituye una muestra de lo que puede hacerse:la Empresa de Materias Primas local es líder: recupera valores y aporta a la economía, señala caminos.

Deja una respuesta