El Che, la juventud y el hombre nuevo

En El socialismo y el hombre en Cuba, el Che nos legó su pensamiento avalado por incursiones teóricas y experiencias prácticas, primero como uno de los principales estrategas de la lucha revolucionaria y luego por las diferentes responsabilidades que desempeñó en puestos significativos para la Revolución triunfante. Creo quedeberíamos volver sobre las enseñanzas del citado texto, pues no solo están vigentes, sino que cobran vigor en el contexto nacional e internacional actual. Propongo comenzar por uno de sus principales aportes: su conceptualización del hombre nuevo.

Dentro de este concepto podemos subrayar dos elementos básicos: primero, la consolidación del  utopismo revolucionario del Che, ese que entiende la utopía como el pensamiento humano como proyecto, como la negación de lo negativo y la búsqueda de un mundo mejor y,segundo, el respaldo de sus concepciones sobre cómodebe ser el hombre nuevo con la propia actuación del Guerrillero Heroico, porque el Che articuló de forma coherente su discursoteórico con sus actitudes y comportamientos como jefe y como ser humano; en la guerra y en la paz.

Un repaso mínimo a su trayectoria revolucionaria aclara esencias. Se formó al fragor de las luchas estudiantiles en Argentina, pero su mirada estaba puesta en la Patria Grande; cuando Fidel Castro, el LíderHistórico e la Revolución Cubana, lo insta aincorporarse al grupo de revolucionarios que preparaban en México el regreso a combatir en la isla, aceptó venir en el Granma y solo pidióuna oportunidad futura : cuando la revolución triunfara y se consolidara, quería brindar sus modestos esfuerzos  para liberar otros pueblos: esta solicitud avala limpiamente una de las condiciones que el hombre nuevo debetener: el optimismo y la capacidad para combatir la injusticia donde quiera que sea.

En la Sierra Maestra fue ejemplo como médico y como guerrillero. Por su arrojo fue el primer Comandante nombrado por Fidel en la lucha contra Batista. Por su denuedo y su capacidad como estratégica fue escogido, junto a otro guerrillero ejemplar, Camilo Cienfuegos, para comandar las columnas que en 1958 tendrían la responsabilidad de conducir la invasión a occidente, estrategiaclave en la vitoria del EjércitoRebelde a la cual elChe contribuyó con su mítica victoria en la batalla de Santa Clara, hecho que apresuró la fuga de Batista y la derrota de su ejércitopro imperialista.

Luego desempeñaría importantes responsabilidades en la vida militar,para asegurar el triunfo del naciente proceso revolucionario, y tareas encaminadas a garantizar el desarrollo económico social de una nación que lo convirtió en hijo predilecto. Su voz representó al Tercer Mundo en eventos políticos memorables;   al mismo tiempo preparó a un grupo de sus compañeros para marchar a combatir a Bolivia donde fue asesinado por lo que aún hoy pretendeninfructuosamente enterrar su ideario; pues el Che continúa siendo la imagen del revolucionario cabal.

Hombre hecho de valores como la humildad, el internacionalismo, el humanismo; fue paradigma de lo quedenominaba el hombre nuevo. Comprendió con lucidez que la nueva sociedad que se construía a contrapelo del capitalismo tenía que crear su propio modelo de ser humano, que estaba obligada a luchar contra los lastres que el capitalismo logró imponer como filosofía de actuación del individuo: la insolidaridad y el individualismo. Convencido que era posible fundarel hombre nuevo murió en el empeño por lograrlo.

Aprendió a ser un cubano más, a caminar con la gente, a ser exigentesin renunciar a ser bondadoso, a eludir halagos, a comportarse como el hombre natural situado por encima de lo material, de egoísmoinútiles ymediocridades lacerantes; a ser un caballero, sin obviar la respuesta enérgica, y mucho menos el cuestionamiento sano encauzado a mejorar la construcción de la sociedad, a confiar en la juventud, a criticar cuando era necesario y , sobre todo a educarlos porque sabía que los jóvenes son los másauténticos dueños de la nueva realidad posible.

Deja una respuesta