COVID-19 en el mundo: Asciende a más de 48.6 millones el número de casos

Más de 48.6 millones de personas han resultado infectadas por el nuevo coronavirus a nivel mundial, y unas 1 232 347 han muerto, según un recuento de Reuters.

Desde que se identificaran los primeros casos en China en diciembre de 2019, se han notificado infecciones en más de 210 países y territorios.

En las últimas dos jornadas, el número de personas infectadas ha crecido de nuevo en 500 000, de acuerdo con los datos que a diario transmiten los países a la Organización Mundial de la Salud. Asimismo, en la última jornada las muertes atribuidas a la COVID-19 aumentaron en 3 300.

Llama la atención en el análisis de los datos la revelación de un aumento de la proporción de casos confirmados entre los grupos de población menores de 65 años, edad a partir de la cual una persona es considerada de riesgo.

En los primeros meses de la pandemia (a partir de febrero), las personas entre 15 y 24 años constituían apenas el cuatro por ciento de los casos. Sin embargo, en la última semana han llegado a representar el 14%, mientras que los del grupo de 25-64 años han pasado del 50 al 65%. En contraste, se observa una estabilización y, en algunos casos, una disminución de diagnósticos entre las personas mayores.

La OMS considera que estos cambios responden, sobre todo, a una mayor conciencia del problema y a un mayor acceso a las pruebas diagnósticas PCR.

Italia impone nuevas medidas frente al avance de la Covid-19

Italia puso en práctica un nuevo sistema de restricciones progresivas para enfrentar el rápido avance de la Covid-19 en las regiones del país, agrupadas en tres categorías según la gravedad de la situación en cada una.

Amarillo, naranja y rojo son los colores asignados a los niveles incluidos en la clasificación determinada por el más reciente decreto gubernamental vigente hasta el próximo tres de diciembre, el cual prevé también restricciones para la movilidad entre las 22:00 y las 05:00 horas en todo el territorio nacional.

Las norteñas Lombardía, Piamonte y Valle d’Aosta, junto con la sureña Calabria son las regiones incluidas, por ahora, en el escalón más alto de prioridad, con la prohibición de entrada y salida de los territorios y limitaciones a los desplazamientos internos.

Para el área roja, el decreto dispone también el cierre del comercio minorista, excepto farmacias, negocios de alimentos; tabaquerías y puntos de venta de periódicos y revistas; además de bares, restaurantes, heladerías y dulcerías.

Por otra parte, prohíbe las actividades deportivas y autoriza la continuación de la docencia presencial en los niveles de enseñanza elemental y el primero de la media, mientras el resto pasa a la modalidad de educación a distancia.

Apulia y Sicilia, en el sur de la península, están en el área naranja donde rigen medidas similares, aunque con restricciones menores para actividades comerciales, y el resto del país en la amarilla, en la cual las restricciones son más ligeras.

Para esas regiones, las nuevas regulaciones establecen la clausura de museos y exposiciones; puntos de apuestas en bares y tabaquerías; y centros comerciales en días festivos y pre festivos.

Además, limita la cantidad de personas en medios de transporte público al 50 por ciento de sus capacidades y dispone el uso obligatorio de mascarillas de protección para los alumnos en escuelas de nivel elemental y secundario de primer grado, teniendo en cuenta que los demás pasan a la educación a distancia.

Deja una respuesta