EE.UU. impuso restricciones al mayor fabricante de semiconductores de China

Estados Unidos impuso restricciones a las exportaciones dirigidas a la empresa Semiconductor Manufacturing International Corporation (SMIC), la mayor fabricante de semiconductores de China, porque supuestamente existe «riesgo inaceptable» de que los equipos que se le suministren sean utilizados con fines militares.

De acuerdo con una resolución del Departamento de Comercio, los proveedores de ciertos equipos tendrán ahora que solicitar licencias de exportación individuales para enviar productos a esa empresa china.

SMIC aseguró en un comunicado que no ha recibido ningún aviso oficial de las restricciones. Asimismo, reiteró que "no tiene ninguna relación" con el Ejército chino y que proporciona servicios "únicamente para usuarios finales y usos civiles y comerciales".

Por su parte, la Oficina de Industria y Seguridad del Departamento de Comercio estadounidense se negó a hacer comentarios sobre SMIC, si bien enfatizó que está «monitoreando y evaluando constantemente cualquier amenaza potencial a la seguridad nacional y los intereses de la política exterior de EE.UU.».

El Departamento de Defensa estadounidense ya había anunciado a principios de este mes que estaba trabajando con otras agencias para «determinar si las acciones de SMIC justifican agregarla a la Lista de Entidades del Departamento de Comercio» por supuestos vínculos con el Ejército chino.

El periódico chino Global Times publicó un artículo en el que se sostiene que el país asiático debe «aplastar» los intentos de EE.UU. de «estrangular» su desarrollo tecnológico, y al mismo tiempo tiene que emprender una nueva «larga marcha» en el sector.

La publicación destaca que, al menos por ahora, «la base de toda la industria está todavía en manos de los estadounidenses», y que las restricciones contra Huawei y SMIC ilustran que Washington está liderando una batalla prolongada de «represión de alta tecnología» contra Pekín.

El dominio estadounidense en la cadena de suministros de la industria global de semiconductores es una «amenaza fundamental» para China, enfatiza el artículo, que subraya la necesidad de «deshacerse de la dependencia de EE.UU.».

Deja una respuesta