La UE decide comprar vacunas contra la COVID-19 con la ayuda de la OMS

Los países de la Unión Europea podrían comprar vacunas experimentales contra la COVID-19, mediante un programa codirigido por la Organización Mundial de la Salud, según dijo la Comisión de la UE, decisión que parece implicar un cambio de postura.

La medida podría permitir a los Gobiernos de la UE obtener vacunas de empresas que no están negociando con Bruselas, entre ellas las estadounidenses Merck , Inovio y Novavax. Todos están en conversaciones con el proyecto de la OMS, denominado COVAX, pero hasta ahora no consta que hayan iniciado negociaciones con la Comisión Europea.

Los estados de la UE se han comprometido a no entablar negociaciones paralelas con los mismos fabricantes de vacunas con los que se están negociando a nivel de la UE, pero esto “no excluye la posibilidad de participar en negociaciones con otras compañías de vacunas a través de COVAX”, dijo un portavoz de la Comisión de la UE.

La nueva posición representaría un cambio de estrategia después de que el ejecutivo de la UE aconsejara a los 27 Estados de la UE que no compraran vacunas a través del programa de la OMS por considerarlo lento, costoso y legalmente incompatible con el programa paralelo de adquisiciones de la UE, según indicaron representantes de la UE en julio.

El supuesto cambio se produce después de que la OMS suavizara en agosto los términos para que los países ricos se unan a su iniciativa, que tiene como objetivo contar con 2 000 000 000 de dosis para el 20% de las personas más vulnerables del mundo para finales de 2021. También llega después de las críticas a la UE por socavar en la práctica la iniciativa de la OMS, a pesar de que el bloque se ha presentado como un campeón del multilateralismo y ha defendido en teoría un acceso equitativo a las vacunas para todos los países.

Con la obligación de comprar solo a través de un programa de la UE, la Comisión podría reducir la cantidad limitada de dosis inicialmente disponibles para los países menos desarrollados, porque daría prioridad a los 450 millones de ciudadanos de la UE, replicando así las políticas nacionalistas de Estados Unidos y otros países críticos con la iniciativa de la OMS.

Hasta ahora, la UE ha alcanzado un acuerdo de compra anticipada de vacunas COVID-19 con AstraZeneca, y ha dicho que está en conversaciones con Johnson & Johnson, Sanofi, Moderna y CureVac. Representantes de la UE declaraban en julio que el bloque también estaba hablando con Pfizer y BionTech para la inoculación que están desarrollando juntos.
Incertidumbres

Según un acuerdo confidencial, los estados de la UE se han comprometido a no iniciar negociaciones para compras anticipadas de vacunas con empresas que ya están en conversaciones con la UE. También se les permite llevar a cabo conversaciones paralelas si deciden excluirse de los acuerdos firmados por la Comisión Europea.

La interpretación que la Comisión de la UE había dado hasta ahora a esta cláusula era estricta. Es posible que ahora haya aceptado una visión más laxa.
No está claro si los Estados de la UE comprarán finalmente a través de COVAX, ya que esto podría conllevar costes más altos, según dijo un responsable europeo involucrado en las conversaciones.

Cuando Alemania, Francia, Italia y Países Bajos firmaron un acuerdo preliminar con AstraZeneca en junio sobre su vacuna experimental, muchos Gobiernos de la UE se quejaron de haber sido excluidos, pese a que en teoría se les ofreció acceso a los compuestos.

A la pregunta de qué sucedería si la Comisión iniciara conversaciones con un fabricante de vacunas después de que un Gobierno de la UE ya las hubiera iniciado a través de COVAX, el portavoz de la Comisión de la UE no hizo ningún comentario.

Hasta ahora, la Comisión de la UE ha comprometido 400 000 000 de euros (475 000 000 de dólares) como aval para COVAX, pero también ha dicho que los términos de su participación aún estaban en negociación.

Deja una respuesta