Más allá del dinero y el poder

Donald Trump, con tantos millones en sus bolsillos o bancos, y por ser el timonel de la mayor potencia económica del mundo, no ha sido capaz de hacer frente al azote de la COVID-19 en su país. Ahora, la ciudad vitrina del imperio, se ha convertido en un verdadero camposanto por los miles que mueren, muchos de ellos por falta de dinero para pagar el ingreso o la prueba necesaria en una clínica

Trump, en las últimas semanas, ha optado por brindar él mismo las «informaciones» sobre la covid-19 y cada día realiza una aparición ante la prensa en la Casa Blanca.

Trump, en las últimas semanas, ha optado por brindar él mismo las «informaciones» sobre la COVID-19 y cada día realiza una aparición ante la prensa en la Casa Blanca.

De acuerdo con estimaciones de la revista Forbes –una publicación estadounidense del mundo de los negocios y las finanzas–, «el coronavirus ha provocado que la fortuna de Donald Trump haya disminuido alrededor de mil millones de dólares», debido a que el núcleo de ella está en Nueva York, convertida hoy en un «pueblo fantasma».

¡Pobrecito Trump! pudiera exclamarse, si no fuera porque el magnate inmobiliario, con tantos millones en sus bolsillos o bancos, y por ser el timonel de la mayor potencia económica del mundo, no ha sido capaz de hacer frente al azote de la covid-19 en su país. Ahora, la ciudad vitrina del imperio, se ha convertido en un verdadero camposanto por los miles que mueren, muchos de ellos por falta de dinero para pagar el ingreso o la prueba necesaria en una clínica.

Nadie puede entender en este mundo –y espero que los estadounidenses sean los primeros en no entenderlo– que en ese país falten mascarillas para proteger del virus a las personas, o que no haya suficientes camas en terapia intensiva, o falten equipos de ventilación imprescindibles para los enfermos, o, incluso, que se tengan que improvisar morgues en camiones refrigerados para quienes fallecen por el coronavirus.

Los medios de prensa y muchos especialistas de esa nación aseguran que Trump y su equipo perdieron al menos un mes en asumir la gravedad del asunto. Luego vinieron sus acostumbrados tuits, en los que escribía una cosa hoy y otra mañana o aseguraba que todo estaba controlado.

Trump, en las últimas semanas, ha optado por brindar él mismo las «informaciones» sobre la covid-19 y cada día realiza una aparición ante la prensa en la Casa Blanca.

Sin embargo, importantes medios estadounidenses, entre ellos The Washington Post, The New York Times y la cadena televisiva CNBC anunciaron que no cubrirían más esas comparecencias del mandatario, porque «no tienen suficiente valor noticioso como para arriesgarse a romper las reglas de distanciamiento social en medio de la epidemia».

En lugar de brindar información clave y evaluaciones objetivas de la situación al pueblo, Trump recurre todos los días a las mismas tácticas de sus actos de campaña: alardear de sus logros, atacar a la prensa y burlarse de los demócratas, especialmente del gobernador de Nueva York, el demócrata Andrew Cuomo, uno de sus blancos favoritos, refleja un despacho de AP.

«Hoy en día, parece que esas ruedas de prensa no producen demasiadas noticias», dijo el editor ejecutivo de The New York Times, Dean Baquet, a The Washington Post.

«La información ya no parecía ser valiosa para la importante cuestión que está en curso sobre la salud pública», agregó Baquet.

Mientras, Trump no parece escuchar a quienes insisten en preguntar por qué la pandemia se ha vuelto tan catastrófica en el país más rico del mundo. Otra interrogante se hace eco en medio de tan caótica escena social: ¿Cómo es posible entonces, que el mandatario, en medio de esta muy grave situación, sí haya dedicado tiempo, junto a sus halcones, para preparar posibles acciones militares contra Venezuela y también para aplicar sanciones más severas contra los pueblos de Cuba, Irán, Venezuela, Nicaragua, Siria y otros?

¿Sabe el pueblo estadounidense cuánto cuesta a su país la enorme movilización de fuerzas navales y aéreas que ha ordenado el Presidente en mares cercanos a Venezuela? Y más grave aún, ¿sabe qué posibles consecuencias para la región y el mundo puede conllevar esa amenaza militar?.

Así ha sido la respuesta de Trump a la pandemia de coronavirus:

Mayo de 2018: Trump elimina al equipo de la Casa Blanca especializado en pandemias.

Noviembre de 2019: El Gobierno ignora los llamados por recuperar un liderazgo en sanidad global.

8 de enero de 2020: Los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) emiten su primera advertencia y aconsejan limitar el contacto social. Trump lleva a cabo un mitin al día siguiente.

22 de enero: Trump dijo: «Lo tenemos completamente bajo control. Es solo una persona que viene de China».

18 de febrero: Un grupo de 27 senadores le envió una carta al asesor de Seguridad Nacional, Robert O’Brien, para pedirle que nombrara un nuevo experto en seguridad sanitaria global en el NSC.

28 de febrero: Trump, en un mitin en Charleston, Carolina del Sur: «Ahora los demócratas están politizándolo y esta es su nueva farsa». Casos confirmados: 68.

29 de febrero: Este día se conoce la primera muerte por el coronavirus en Estados Unidos, en el estado de Washington. Casos confirmados: 74. Muertes: 1.

4 de marzo:  En una entrevista con Fox News, Trump niega la tasa de mortalidad establecida por la Organización Mundial de la Salud, por un «presentimiento» suyo. Le llama al coronavirus «la gripa corona», sugiere que está bien que las personas con covid-19 vayan a trabajar.

13 de marzo: Una reportera le pregunta a Trump si toma responsabilidad por el «fracaso» de la falta de diagnósticos de la que habló el doctor Anthony Fauci, experto en enfermedades infecciosas: «No, no tomo responsabilidad para nada», responde.
Yamiche Alcindor de Msnbc le pregunta a Trump qué responsabilidad toma por haber eliminado el equipo de respuesta a las pandemias. Él la desestima: «Bueno, solo que eso me parece una pregunta sucia». Casos confirmados: 2 167. Muertes: 50.

16 de marzo: «En una escala del 1 al 10, ¿cómo calificaría su respuesta a esta crisis?» Trump: «Me daría un 10, creo que hemos hecho un gran trabajo». Casos confirmados: 4 419. Muertes: 86.

20 de marzo: «¿Qué les diría a los estadounidenses que están asustados?», pregunta Peter Alexander, un reportero de nbc a Trump. «Yo digo que eres un reportero terrible, eso es lo que digo, creo que es una pregunta sucia…», respondió Trump. Casos confirmados: 18 860. Muertes: 239.

22 de marzo: Trump le echa la culpa al gobierno de Obama por la respuesta de su gobierno al virus que expertos han llamado tardía e insuficiente. Sigue restándole importancia a la pandemia y sugiere que podría abrir las tan necesarias restricciones y cuarentenas en el país: Casos confirmados: 34 221. Muertes: 432.

26 de marzo: Trump, en entrevista con Fox News: «No creo que necesiten 40 000 o 30 000 ventiladores». (se refiere a Nueva York) Casos confirmados: 83 372. Muertes: 1 200.

27 de marzo: «De ninguna manera voy a cancelar la Convención». Confirmados:101 624. Muertos: 1 591.

30 de marzo: Trump dice en la rueda de prensa diaria de la Casa Blanca que «hay unos hospitales en algunos estados que piensan que necesitan ventiladores y nosotros creemos que no los necesitan». Casos confirmados: 162 837. Muertes: 3 003

La cifra aumenta en los días que siguen hasta hoy.

Deja una respuesta