OMS alerta que la eliminación de restricciones podría convertirse en una «receta para el desastre»

Tras casi ocho meses de la pandemia del nuevo coronavirus, los países han comenzado a reabrir sus economías y fronteras, pero la Organización Mundial de la Salud (OMS) alerta que se debe tener control sobre la transmisión de la COVID-19, pues la eliminación de restricciones podría convertirse en una «receta para el desastre».

En este sentido, la organización internacional reconoce que es comprensible que los países quieran y necesiten retomar sus economías, así como que las personas estén cansadas y anhelen seguir con sus vidas.

«Los pedidos para quedarse en casa y otras restricciones son algo que algunos países sintieron que debían hacer para aliviar la presión sobre sus sistemas de salud. Pero se han cobrado un alto precio en los medios de vida, las economías y la salud mental», manifestaron.

De acuerdo con el titular de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, ninguna nación puede «pretender» que la pandemia acabó, por lo que el regreso a las instituciones educativas y a los lugares de trabajo «debe hacerse de manera segura».

Para ello, recomiendan cuatro líneas esenciales que «todos los países, comunidades e individuos deben hacer para obtener el control sobre la enfermedad» y llevar a buen término la reapertura.

CONTROLAR LA PANDEMIA

«Si los países se toman en serio la apertura, deben tomar en serio la supresión de la transmisión y la importancia de salvar vidas. Esto puede parecer un equilibrio imposible, pero no lo es, se puede hacer y se ha hecho», advirtió este lunes Adhanom.

Además, alertó que esto solo se puede conseguir «si los países tienen el control de la transmisión, cuanto más control tengan sobre el virus, más se pueden abrir».

El organismo llamó a evitar los eventos que expanden el contagio del virus, pues han comprobado que este virus se propaga de manera muy eficiente entre grupos de personas.

«En muchos países, hemos visto brotes masivos relacionados con reuniones de personas en estadios, clubes nocturnos, lugares de culto y otras multitudes», aseguró el titular de la OMS.

¿Cómo llevarlo a cabo? El funcionario señaló que las decisiones sobre cómo y cuándo permitir las reuniones de personas deben tomarse con un enfoque basado en el riesgo, en el contexto local.

«Es posible que los países o comunidades que experimenten una transmisión comunitaria significativa deban posponer los eventos durante un período breve para reducir los riesgos», sugirió. Mientras, aquellas naciones con casos esporádicos pueden encontrar formas creativas de realizar eventos minimizando el riesgo.

REDUCIR LOS FALLECIMIENTOS

Reducir las víctimas mortales por la COVID-19 protegiendo a los grupos vulnerables, incluidas las personas mayores, las personas con enfermedades subyacentes y los trabajadores esenciales es crítico para controlar la pandemia.

Según la OMS, «los países que hacen esto bien pueden hacer frente a bajos niveles de transmisión a medida que se abren».

Para ello, debe protegerse fundamentalmente la vida de los grupos más vulnerables, incluidas las personas mayores, las que tienen enfermedades subyacentes y los trabajadores esenciales.

Asimismo, recomiendan que, en aras de salvar vidas, se debe evitar «que las personas se enfermen gravemente y aliviar la presión sobre sus sistemas de salud».

TEST, AISLAMIENTOS, CUARENTENAS

Entre las estrategias de comprobado funcionamiento se han encontrado las acciones para encontrar, aislar, probar y atender casos, y rastrear y poner en cuarentena a los contactos.

Esta ha sido la «piedra angular de la respuesta en cada país» propuesta por la OMS, la misión de «encontrar, aislar, probar y atender cada caso, y rastrear y poner en cuarentena cada contacto» es la «mejor defensa de todos los países contra COVID-19».

Según la OMS, «los pedidos generalizados de quedarse en casa pueden evitarse si los países adoptan intervenciones temporales y geográficas».

RESPONSABILIDAD INDIVIDUAL

Más allá de las acciones y medidas que se implementen, «las personas deben desempeñar su papel tomando las medidas que está comprobado que funcionan para protegerse a sí mismas y a los demás».

Para cumplir con este propósito, desde el inicio de la pandemia, se realizaron una serie de recomendaciones que aún están vigentes, entre ellas «mantenerse al menos a un metro de distancia de los demás, lavarse las manos con regularidad, practicar la etiqueta respiratoria de cubrirse al toser y estornudar y usar una mascarilla».

Asimismo, la organización internacional recomienda evitar las «tres C», que serían «espacios cerrados, lugares concurridos y entornos de contacto cercano».

Deja una respuesta