¿Cómo ahorrar electricidad en el verano?

El verano no solo implica receso escolar, vacaciones… sino también un mayor consumo de energía, que repercute, tanto a escala de país como en la economía doméstica.

Temperaturas más elevadas y mayor presencia de las personas en las viviendas, inciden a su vez en que se incremente el uso de los televisores, que se abran los refrigeradores con mucha frecuencia, que los ventiladores prácticamente no se apaguen, que se empleen más los medios de cocción y los equipos de clima. De ahí que sea más urgente la necesidad de incentivar medidas de ahorro en las viviendas.

El problema es más sensible en territorios como Pinar del Río, donde el gasto de energía del sector residencial rebasa con creces al de las entidades estatales.

El máster en Ciencias Severino Santana, director en Vueltabajo de la Oficina Nacional para el Control del Uso Racional de la Energía (Onure), explicó que en los hogares pinareños recae más del 60 % del consumo de electricidad total en la provincia.

«En 2020 esto se ha agudizado con la situación originada por la pandemia de la COVID-19, de la cual se han derivado medidas como el aumento del trabajo a distancia, el cierre de las instituciones educativas y el llamado a las personas a permanecer en casa», afirmó.

Para atenuar el aumento considerable del consumo de energía, el funcionario señaló que existen un grupo de acciones que las personas pueden poner en práctica desde sus viviendas.

Entre ellas, congelar pomos de agua por la noche y dejarlos fuera durante el día, para no tener que abrir el refrigerador con tanta frecuencia.

Desplazar del horario pico (de11:00 a.m. a 1:00 p.m., y de 6:00 p.m. a 10:00 p.m.) la cocción de alimentos y otras labores como planchar y lavar la ropa.

Juntar la mayor cantidad de piezas para planchar o lavar.

Limpiar con regularidad las paletas de los ventiladores y lubricar sus partes móviles.

Descongelar los alimentos antes de cocinarlos, alejar las hornillas de las corrientes de aire y desconectarlas unos minutos antes de terminar de cocinar, para aprovechar el calor final.

Desconectar de la corriente los equipos que no se están usando,

Mantener las cazuelas tapadas, mientras se cocina.

Limpiar las lámparas y bombillos.

Encender los aires acondicionados después de las 10:00 p.m., y pasarlos a la posición de ventilador cuando enfríen la habitación.

Deja una respuesta