El ordenamiento monetario y cambiario en Cuba No es una terapia de choque

Hay frases dichas que no debemos olvidar en la implementación de cada una de las medidas que forman parte del Ordenamiento Monetario en Cuba y nos llenaron de esperanza para enfrentar victoriosos esta tarea compleja y necesaria.

Dos de ellas lo resumen todo: el proceso de ordenamiento monetario y cambiario en Cuba está lejos de ser una terapia de choque, y ningún cubano quedará desamparado.

Esa fue la confianza que nos dieron nuestros principales dirigentes al explicar en detalles cómo ocurriría esta nueva etapa anunciada, por lo tanto esperada, pero que se materializa en momentos de una recesión económica que afecta a todo el mundo.

Y si bien estos `primeros días han estado cargados de asombro para quienes por primera vez enfrentaron tener en sus manos mil pesos de adelanto como parte de su salario, también resultó de gran impacto tener que lidiar con precios estatales nunca antes soñados para adquirir los productos de la canasta básica alimenticia, pagar una guagua o disfrutar del sabroso helado.

Durante este proceso informativo, diría el Presidente cubano Miguel Díaz- Canel que La principal preocupación para los cubanos es que ese procedimiento, destinado a resolver distorsiones económicas, conllevará a un alza de los precios tras la eliminación de subsidios y gratuidades indebidas.

Y precisamente si el impacto de los precios causó múltiples comentarios populares, en las redes sociales, y publicados en trabajos periodísticos de la Televisión y la Radio con la esperanza de que el estado de opinión volara alto y rápido, la explicación y la respuesta a tantas inquietudes llegaron con igual inmediatez.

Tal y como lo expusieron públicamente en un compromiso con su pueblo, nuestros Ministros responden las inquietudes generadas a solo 4 días de la puesta en marcha de la Tarea Ordenamiento. Ello reafirma que se trabaja duro para lograr una recuperación de nuestra economía, pero también, para mantener las principales conquistas de un pueblo que confía y desea seguir con la seguridad de que ninguna medida perturbará la tranquilidad de quienes trabajan para seguir adelante.

Al sector estatal le corresponde una responsabilidad dura y decisiva para que la Tarea Ordenamiento se aleje cada día de la denominada terapia de choque. Y para ello no se deberá suplir ineficiencia con los elevados precios, como lo manifestó en un momento de su intervención en la mesa redonda de este lunes, el Ministro del Transporte Eduardo Rodríguez Dávila.

Otro asunto al que debe darse seguimiento por las entidades estatales, está relacionado con la calidad de los servicios que se le ofrece a la población puesto que quien paga caro exige el cumplimiento de algunos requisitos ignorados antes, pero ahora formará parte de la rutina del cliente ante productores y elaboradores poco acostumbrados a trabajar con excelencia por diversos motivos.

Estamos en el inicio de un nuevo rumbo para refrescar la economía cubana y lograr el salto que necesita el país aprovechando nuestras propias potencialidades.

El bloqueo está ahí, y tenemos que aprender a desarrollarnos utilizando fortalezas logradas en 62 años de Revolución como son experiencia, conocimientos, inteligencia y la capacidad de resistir.

Ser eficientes en cada una de las tareas emprendidas es lo que se necesita. Es cierto que el impacto más inmediato de la puesta en marcha de la Tarea Ordenamiento está en la esfera de los servicios porque es lo más cercano al pueblo y decide la vida familiar del cada día. Pero no debemos obviar ni un instante el papel que le corresponde a la producción de alimentos en sentido general y al sector de las Industrias, sin cuya presencia es imposible aspirar al desarrollo sostenible de nuestra economía.

Algo debemos tener siempre presente, y son las palabras del Primer Secretario del Partido Comunista de Cuba Raúl Castro Ruz cuando expresó al referirse a este tema:

“Aunque la eliminación de la dualidad monetaria y cambiaria por sí misma no solucionará mágicamente todos los problemas acumulados en la economía cubana, constituye el proceso más determinante para avanzar en la actualización del modelo económico cubano por el impacto que tendrá en todas las esferas del quehacer económico y social de la nación. Sin resolver eso, es difícil avanzar correctamente.

Escrito por Agustina Bell Bell

Deja una respuesta