En la mira implementación de estrategia económica social

Acostumbrada a enfrentar desafíos, Cuba está inmersa en la implementación de la estrategia económica y social para la nueva normalidad, que implica revitalizar y potenciar sus reservas productivas, en aras de avanzar y continuar los afanes por hacer un mejor país para todos y por el bien de todos.

  En las provincias que transitan por esa nueva etapa pos Covid-19, como Santiago de Cuba, se hace énfasis, por ejemplo, en la ansiada soberanía alimentaria y nutricional como una de las prioridades del reordenamiento de la economía.

  El hincapié en ese sentido, según han insistido las máximas autoridades del país, se encuentra en los programas de autoabastecimiento local con el propósito de estimular las experiencias y desarrollar todas las potencialidades existentes en los Municipios.

  Igualmente, constituyen tareas de primer orden el funcionamiento de la minindustria y de los módulos pecuarios, en aras de obtener producciones para el consumo nacional y social y para la exportación, un renglón que requiere atención especial, así como también la sustitución de importaciones, aspectos clave en el reordenamiento de la economía.

  Otro principio básico en la implementación de la estrategia económica y social está en lograr autonomía en la gestión empresarial, en afianzar el empleo eficiente de la ciencia, la tecnología y la innovación.

  La ciencia está llamada a convertirse en un resorte para el avance del país. Por ejemplo, para el caso de la ganadería se cuenta con propuestas encaminadas a alcanzar su sostenibilidad, con reforzamiento del encadenamiento productivo y el uso de los recursos naturales, entre otras acciones.

  En la estrategia el turismo tiene un rol fundamental, por la posibilidad de insertarse en la producción con bienes y servicios competitivos y de calidad, además de continuar el trabajo empeñado en eliminar la mentalidad importadora.

  Las miradas en una rama decisiva para revitalizar la economía están puestas, igualmente, en el incremento de la inversión extranjera para el desarrollo de actividades vinculadas a la esfera y el uso de las nuevas tecnologías para el acceso a los servicios, ya que se utilizan fórmulas para evitar el contacto directo de trabajadores con clientes, con lo cual cumplen con las medidas higiénico-sanitarias dispuestas ante la Covid-19.

  El reordenamiento de la economía apunta directamente hacia un escenario de eficiencia, indicador vital en tiempos de difícil coyuntura, agravada por el ilegal y genocida bloqueo impuesto por Estados Unidos a la Isla, el cual se ha arreciado pero también se ha multiplicado la voluntad del pueblo de seguir adelante contra viento y marea.

Deja una respuesta