Marilyn Duany Armiñan: una trabajadora necesaria en la W.

En cada una de las actividades que se realiza en la CMKW, Radio Mambí, hay una persona que no puede faltar, ella es Marilyn Duany Armiñan, la trabajadora que está presta para desempeñar la misión que se le solicite.

Ahí está ella al frente del comedor obrero preocupada porque no quede trabajador sin su almuerzo, incluso sabe como en gesto solidario, compartir lo poco entre muchos para que todos queden complacidos.

No es su tarea, pero si quienes están en plena transmisión desde el estudio central le dicen su deseo del café o el té, lo materializa de inmediato como por arte de magia. Humanismo hay en esta radialista que siempre encuentra tiempo para visitar al enfermo y ayudar al que necesita.

Marilyn Duany Armiñan

Es posible que por su carácter siempre jovial; por la disposición mostrada para hacer de forma incondicional lo que se le pide, o por la garantía que se siente cuando ella asume el encargo, quienes organizan alguna actividad en el centro piensan en esta mambisera para ponerla en una comisión de trabajo.

Así es Marlín, espontánea y participativa. Es de las que se añora su presencia en reuniones, intercambios, talleres, visitas o celebraciones porque con ella está la seguridad del té, el café, el buffet o lo que se brinde a los presentes.

Con este ritmo diario de trabajo, le sorprendió a esta santiaguera la irrupción de la pandemia del Nuevo Coronavirus en Cuba aquel 11 de marzo de 2000.

Sin embargo ella no fue de las que se amilanó con las medidas orientadas ni con el aislamiento social. Dejó el temor a un lado y ahí, en su puesto laboral permanece en tiempo de pandemia la trabajadora, quien se hace notar porque en su turno está pendiente del baño podálico para quien llega al centro, del uso del nasobuco y de la higiene de la instalación.

Por ese motivo si visita la Emisora Municipal de Santiago de Cuba y admira su pulcritud, organización y cuidado, puede estar seguro que ahí están las manos de Marlín, trabajadora de servicio responsabilizada de que la W brille por dentro, para que haya seguridad, salud y todos se sientan bien.

Marlín Duany Armiñan llegó a la W con el inicio del siglo 21. Estaba esperando con mucha ilusión las festividades por los 85 años de Radio Mambí, pero la COVID-19, esa enemiga que asecha constantemente impide que los trabajadores nos volvamos a abrazar como en etapas anteriores, pero lo que no podrá impedir es que esta morena se vista de gala y desde la distancia se una a la fiesta que se prepara para el jueves 3 de julio, una fecha que en estas circunstancias, le resultará memorable.

Deja una respuesta