10 de octubre: el inicio de la continuidad

Santiago de Cuba, 10 de oct.  – Hace 151 años comenzó el largo bregar  de un pueblo para conquistar su independencia. El 10 de Octubre de 1868 es fecha gloriosa, lo anterior motiva la insistencia en el tema. Cuando Carlos Manuel de Céspedes, el Padre de la Patria, se alza en Demajagua se inicia una batalla épica que culmina con el triunfo de la Revolución Cubana, el 1 de enero de 1959. Fidel Castro, el Líder Histórico de la  Revolución triunfante la considera como parte de del proceso iniciado por Céspedes, el fundador.

La Guerra de los Diez Años no se debe al fracaso de la Junta de Informaciónreunida en las cortes españolas, aclara el conocido historiador Eduardo Torres-Cuevas. La causa más honda, la que condujo a los patriotas cubanos al lanzarse al combate  contra el colonialismo español está  determinada por dos razones: en Cuba existían las condiciones económicas y sociales favorables para el estallido revolucionario y, sobre todo, se había formado una conciencia patriótica en el seno de la sociedad.

Durante el grito de independencia se produjeron dos hechos trascendentes: Céspedes le  otorgó la libertad a sus esclavos y proclamó el Manifiesto del Diez de Octubre, en el cual se expresan las razones por las cuales los cubanos deciden ir a la guerra; se aboga por la liberación gradual de la esclavitud y se plantea la concepción de un mando único,  donde las funciones civiles y militares se concentraran en una  persona; criterio que no fue avalado por la Constitución de Guáimaro (1869) quevotó por la separación de poderes, decisión que devino en un lastre para el desarrollo de la contienda.

Sobre los principales hechos y protagonistas de la Guerra Grande, se ha escrito bastante y es lógico, porque para comprender el procesorevolucionario cubano, que es uno,  es preciso adentrase en sus orígenes, valorar la significación del enfrentamiento anticolonial desde sus raíces y analizar los factores internos que conspiraron contra el triunfo de los mambises, en particular los relacionados con las grietas que menoscabaron la unidad de los revolucionarios.

José Martí, el Apóstol, el fundador del Partido Revolucionario Cubano, encargado de organizar la guerra de 1895, encauzada a lograr lo que la del 68 no pudo conseguir, estudió con profundidad la hazaña de los mambises y lascontradicciones internas que impidieron su victoria. Por ello,como el mismo diría, se propuso: “unir cabezas y descabezar traiciones”, y lo consiguió, en tal grado que la nueva etapa la lucha tendría una organización superior; pero tampoco pudo lograr su objetivo debido a la intervención de los Estados Unidos,  quefrustró la independencia de Cuba.

La Revolución Cubana es una sola. La analogía entre sus dos líderes, Céspedes y Fidel contribuye a sustentar esta aseveración.Procedían de familias acomodadas, eran intelectuales integrales, hombres cultos, fueron abogados, comprendieron el papel de los medios de comunicación  en la lucha y los prohijaron.Los dos combatieron en las montañas, compartieron el mismo código ético en la guerra, vincularon el proceso revolucionario cubano  con el mundo y mostraron su visionaria capacidad política. Ambos echaron suerte con los pobres de la tierra y supieron conducirlos.

Hay fechas en la historia de Cuba que no prescriben,  son imprescindibles, por eso los cubanos recuerdan con orgullo el inicio de un proyecto emancipador que costó muchas vidas, pero aportó numerosas enseñanzas y reveló  el tamaño de la grandeza de un pueblo decidido  a conquistar su independencia con su inteligencia y con sus propias manos, un pueblo dotado de una herencia que obliga al compromiso, que concita a la continuidad de un proceso revolucionario singular y único.

Deja una respuesta