De mis recuerdos. Hoy es mi cumpleaños.

Foto de Internet

Santiago de Cuba, 14 de dic.- I. Un viejo tango lo afirma rotundamente: recordar es volver a vivir. Y realmente es así. Hoy cumplo 71 años y ya estoy viejo y enfermo. Pero el 14 de diciembre de 1958, en medio de un bloqueo, asedio y terrorismo oficial de la dictadura batistiana, mis 11 años pasaron sin penas ni glorias. Nada de dulces, refrescos y esas cosas propias de esa festividad. Le confieso: nunca me lo celebraron ni yo mismo lo celebré. Eso fue parte de mis tiempos de adulto. Y simplemente iba a comer a algún lugar, o a pasear. Pero hace 60 años nadie pensó en eso. Un besos de mi mamá y me hermana. Lo peor era que los de Nancy habían sido el día 11 de este mes. Y seguíamos sin noticias de ella. Mientras,  lo único que se escuchaba claramente eran las microondas batistianas, el chirriar de sus gomas y disparos cercanos y lejanos. Ah…Había un programa radial que en un programa musical mencionaba a los tres pegaditos que eran 3 musicales de un tirón de una orquesta o un cantante de moda. Y como los cubanos somos hijos del choteo, los 3 tripulantes de las microondas, un policía, un militar y un marinero, eran los 3 pegaditos, que dicho sea de paso eran unos verdaderos criminales..

II. Este día mi mamá escuchaba las noticias de la Radio Rebelde, la de la Sierra Maestra. Se informaba que el Ejército Rebelde seguía con el sitio a Maffo desde el 10 de diciembre de 1958. La contribución del territorio fue fundamental en la última etapa de Liberación Nacional al producirse la toma del BANFAIC, Banco Financiero de Industria y Comercio de Maffo. El combate  era dirigido personalmente por el Comandante en Jefe    Fidel Castro.

 III. Del discurso pronunciado por el Comandante Fidel Castro Ruz, en el Parque Céspedes de Santiago de Cuba, el 1ro. de enero de 1959:  El pueblo  sabe que una guerra con su participación no se pierde, porque contra el pueblo no se puede ganar una guerra. Le advertí a Cantillo que si Batista quería fugarse teníamos que impedir la fuga de Batista…

 La libertad nos la quitaron mediante un golpe de Estado, pero para que se acabaran de una vez y para siempre los golpes de Estado, había que conquistar la libertad a fuerza de sacrificio de pueblo, porque no hacíamos nada con que dieran un golpe mañana y otro más: , quién debe gobernar es el pueblo y nadie más que el pueblo.  

 Fidel, veinte años después diría, en el mismo lugar: ¡GRACIAS SANTIAGO!

Por: Armando A. Céspedes.

Deja una respuesta