58 años de los círculos infantiles en Cuba

Santiago de Cuba, 9 de abr. – Traer un bebé al mundo más que un proceso biológico inherente a la mujer implica el transitar por varias etapas en cortos períodos de tiempo hasta el momento en que ese pequeño retoño da sus primeros pasos en la vida.

Es ahí donde la madre trabajadora debe decidir a quién dar a cuidar a su hijo para integrarse nuevamente a la vida laboral. Criterios herrados sobre el cuestionamiento de qué una cuidadora particular garantizará la mejor atención al infante en relación con los cuidados que brinda un círculo infantil abundan actualmente y con más fuerza.

Malas experiencias de una minoría que logran en ocasiones empañar el consagrado trabajo de muchas educadoras que desdoblan su esfuerzo y apartan las limitaciones materiales para dedicar largas jornadas al cuidado de los niños de la primera infancia.

Aún cuando las demandas de ingreso a estas instituciones sean mayor cada día que las plazas otorgadas, muchas madres no hacen ni el intento, dan por hecho que una cuidadora particular a la que debe suministrarse todo lo que su hijo necesite incluyendo el pago de su servicio es más conveniente que la permanencia del niño en un centro de enseñanza de este tipo.

Identificada con este tema, esta periodista considera que la independencia, desarrollo de hábitos de educación formal, la relación del niño con el entorno son incuestionables en los programas educativos que brindan y garantizan los círculos infantiles en nuestro país. No así en las casas de cuido sin generalizar, los métodos educativos quedan al libre albedrío de los que se dedican a esta actividad no estatal. Claro está cuidar no es lo mismo que educar.

Cierto es que todos los que ya somos padres queremos las mejores condiciones para nuestros hijos, dígase buena alimentación, higiene y el tema de la salud son las principales preocupaciones de los que todavía no confían y apuestan por la seguridad y consagración que se les presta a cada infante en la que sin lugar a dudas se convierte en su segunda casa.

Resaltar la labor de las educadoras de la primera infancia en este día conmemorativo para los círculos infantiles es el mejor incentivo para que pese a criterios favorables o no se reconozca la importancia de la Educación desde las edades más tempranas.

Por: Dariela López Benítez.

Deja una respuesta