A 13 años de su partida física, Vilma siempre presente, asegura Díaz-Canel

La Habana, 18 jun (ACN) Vilma siempre presente, aseguró hoy en su cuenta de Twitter Miguel Díaz-Canel, Presidente de la República de Cuba, quien recordó el ejemplo de Vilma Espín Guillois (1930-2007), histórica presidenta de la Federación de Mujeres Cubanas (FMC).

En referencia a los 13 años del fallecimiento de la Heroína de la República de Cuba, el 18 de junio de 2007, Díaz-Canel mencionó una reflexión del líder de la Revolución cubana, Fidel Castro, acerca de la destacada revolucionaria: «Las palabras siempre inteligentes, serenas, revolucionarias y dulces de Vilma».

«Con Vilma, en tiempos de combate. Vilma siempre presente #SomosCuba #SomosContinuidad», tuiteó el mandatario cubano.

Teresa Amarelle Boue, secretaria general de la FMC, escribió hoy también en esa red social que en toda Cuba y desde el II Frente (donde descansan sus restos) se rinde homenaje a Vilma, «una mujer extraordinaria que desató las alas y promovió la emancipación de las cubanas», afirmó.

Igualmente se sumó al tributo Roberto Morales Ojeda, viceprimer ministro cubano, que tuiteó: «A 13 años de la desaparición física, recordamos a #Vilma Espín Guillois, heroína de la Revolución, eterna líder de las féminas en #Cuba, mujer dulce y sencilla; su impronta es inspiración constante para las nuevas generaciones».

Vilma Lucila Espín Guillois nació en Santiago de Cuba el 7 de abril de 1930, y desde muy joven, con el nombre de guerra Deborah, fue una notable combatiente clandestina bajo las órdenes de Frank País García (1934-1957), en especial durante el alzamiento del 30 de noviembre de 1956 en territorio santiaguero.

Se unió al Ejército Rebelde en la Sierra Maestra porque su vida corrió extremo peligro en la insurrección urbana, en la que cumplió diversas tareas en apoyo a la causa revolucionaria.

A partir de 1959 fue conductora principal de las acciones políticas y estatales para materializar el acceso pleno de la mujer cubana a sus derechos, de ahí que las féminas cubanas la recuerden de manera entrañable, no solo por su dulzura y ejemplo, sino por su quehacer incansable a favor de la emancipación y el empoderamiento femenino.

Fallecida el 18 de junio de 2007 en La Habana, sus restos descansan en el Mausoleo del Segundo Frente Oriental Frank País, en su tierra natal, lugar histórico ubicado en la montaña de Mícara, en la zona oriental del país.

Deja una respuesta