¡A criar codornices!… ¿No les gustaría?

Hace unos días en la búsqueda de huevos para tener a mano en casa para ese desayuno de la mañana, me indicaron que fuera a la Casa del faisán y de la codorniz unidad que se encuentra ubicada en Plaza de Marte y de la que yo misma había informado su apertura a través de la vía telefónica ante la posibilidad que tengo del contrato de Trabajo a distancia, bajo la modalidad del teletrabajo…

Por supuesto, es cierto que laborar de este modo sin el compromiso de moverte de casa y usando los medios que nos proporciona una tecnología con la que no soñábamos, es factible sobre todo porque la mayoría de las grabaciones se escuchan con una aceptable calidad a través de la vía telefónica tanto fija como celular, esa es una gran verdad que sólo tiene un lado malo… Te quedas sin ese diálogo bello que se produce entre entrevistador y entrevistado y lo peor, NO llegas a darle toda la emoción que lleva, la descripción de lo que palpas, de lo que vives con tus propios ojos…

Así me ocurrió con este lugar, que cuando me decidí a visitarlo ante la necesidad de compra, lo encontré bello en su decoración y maravilloso en la atención de su gente. Muy personal por cierto, pero suficiente para un servicio que hoy exige cola afuera, buscando el distanciamiento en ese cuidado a mantenerse saludables tanto los clientes como los dependientes…

Todavía siento que la divulgación para ganar en cultura es bien poca al punto que se llevaban codornices vivas a la unidad y NO hubo una venta significativa… Si usted pasó por el lugar, me lo imagino preguntándose… ¿Qué hago con estas aves?… ¿Qué les doy de comer en casa?… No pasa con los pollitos de engorde que hoy se venden por particulares y “vuelan”… Y no hablo del volar de las aves, sino de una compra rápida…

Y ¿cuál es, por si me decido a criarlas, las comidas de las codornices?… Se habla de hidroforrajes, de larvas de la polilla de la cera, pero también de dar la harina de pescado y piensos alternativos con materias primas nacionales como maíz, piensos alternativos que están un tanto cerca de nuestras reales posibilidades y de las de cualquier productor, sin descartar la soya y las plantas proteicas como la morena, la moringa, la titonia, e incluyo al sorgo y al girasol…

No está del todo mal dedicarse a su cría, aunque tengo una sugerencia para la Casa del faisán y de las codornices: Pueden vender a la vez junto al huevo y el animal, su alimento para quien quiera comprarlo en otro ingreso para la Unidad y una facilidad para el cliente que NO tiene cultura del manejo del ave… La situación que hoy afrontamos, hace que pensemos en salir de lo tradicional: El pollo, la gallina, el pato y la carne de cerdo, porque el pavo y el ovejo, apenas se ven… De ahí que… A criar codornices!…

Deja una respuesta