Algunas perspectivas del periodismo de investigación santiaguero

Santiago de Cuba, 6 de ene. – La Unión de Periodistas de Cuba (UPEC) organiza, desde el nacimiento del año, la estrategia para la superación de sus afiliados. Conocemos del tesón de la UPEC santiaguera para propiciar la actualización de los periodistas. En los últimos años se han priorizado acciones relacionadas con las nuevas tecnologías, elemento clave en el desarrollo. Sugerimos que en el próximo año, sin abandonar el empeño por los contenidos relativos a la aplicación de las nuevas tecnologías, sino como parte del mismo esfuerzo, retomar con fuerza el tema del periodismo investigativo.

En el contexto cubano actual el periodismo de investigación cobra relevancia y concuerda con los cambios que propone el nuevo modelo económico social de la Revolución en el cual los medios de comunicación tienen un papel significativo. Se nos llama a combatir las manifestaciones de delito e ilegalidades, las indisciplinas sociales y otras disfunciones. En este terreno la indagación periodística puede aportar, sin falsos protagonismos ni estridencias.

Por la razón anterior proponemos volver sobre un libro calve: Investigación y creación periodística “(2008), del periodista y profesor universitario Heriberto Cardoso       Milanés. Como el autor es conocido y apreciado en el mundo periodístico cubano, centramos nuestra propuesta en valorar su texto, el cual desde el principio declara sus propósitos básicos: ofrecer una visión propia, con énfasis en los aspectos metodológicos, desde la perspectiva de la prensa cubana, a partir de una síntesis crítica de los enfoque teóricos y de la experiencia práctica, esa que a este investigador santiaguero le sobra.

El autor subraya que no pretende ofrecer recetas, ni centrar la discusión  en el debate académico, sino aportar ideas que justifican la necesidad de afrontar el periodismo investigativo, desde nuestra realidad y con nuestros propios instrumentos y valores, a partir de un concepción de que la prensa cubana no se concibe como un “cuarto poder” aislado y todopoderoso, sino como un instrumento de información, educación, orientación, movilización y participación de las masas y las instituciones, como una prensa comprometida con la sociedad democrática en que actúa y de la cual es parte.

Investigación y creación periodística, reconoce la existencia de múltiples áreas de la sociedad cubana que pueden ser temas del periodismo de investigación. Pero, aclara, al mismo tiempo existen los límites que “sitúan la ética, los intereses del país, la intimidad de las personas y otros factores de la política editorial, que no dejarán de tenerse en cuenta y que a la corta o a la larga podrían dar al traste con las posibilidades de que muchos temas abordados sin una valoración crítica previa vean la luz pública”.

En la literatura sobre el periodismo en general y en particular sobre el investigativo, explica el autor, se habla de tres tipos de posibilidades para concretar una propuesta. La primera consiste en aprobar un proyecto surgido del periodista o de su equipo; la segunda emana de la agenda temática del medio. Generalmente se prefiere la primera, mas Cardoso resalta el valor de la segunda y mejor aún la combinación de ambas, pues ello contribuirá a zanjar la vieja disputa entre dos puntos de vistas que, aislados funcionan como causa del poco o ningún ejercicio del periodismo investigativo.

El investigador defiende con holgura la necesidad de elaborar proyectos antes e desarrollar las investigaciones y aporta una propuesta alternativa, uno de los valores principales de su libro, por su carácter práctico. El proyecto contemplaría elementos como: el título, la fundamentación, el problemas u objeto a investigar, la relación de las fuentes, los métodos y técnicas a emplear, la estrategia comunicativa, el plan de trabajo y los recursos materiales y humanos necesarios para  desarrolla el proyecto

Deseo añadir que la estructura propuesta no es solo válida para el periodismo de investigación, puede funcionar en cualquier tipo de indagación periodística. Me parece necesario retomar el libro valorado, pues contiene criterios que deberíamos tener en cuenta tanto en el desarrollo del proceso indagatorio como al expresar los resultados. El libro cierra, y este es otro de sus méritos, con una muestra de trabajos de investigación pasados y presentes. La muestra valida los planteamientos del autor y  puede ayudar a hacer buen periodismo de investigación, no solo  por la profundidad de lo investigado sino por la calidad de su expresión.

Deja una respuesta