Amplían elaboración y comercialización de alimentos con alternativas

Santiago de Cuba, 28 de sept. – Polígonos productivos de los nueve municipios de la provincia de Santiago de Cuba amplían sus ofertas a la población y desarrollan capacidades para fabricar más comestibles de forma artesanal en situaciones complejas y de emergencia.

Con un mínimo de uso de energía eléctrica y cero combustibles diesel, esos centros, creados sobre la base de recetas tradicionales, fabrican varios renglones a partir de extensores y materias primas opcionales que evitan las importadas, afirmó Jorge Luis Arce, director de la Industria Alimentaria en el territorio.

Explicó que el reto es crear un Polígono en cada Consejo Popular, para acercar las producciones a la comunidad y ahorrar en transportación, a la vez que llegan frescos a su destino.

Arce mencionó vinos, vinagre, licores, galletas de yuca y arroz, casabe, caramelos, raspadura, turrones, guarapo de caña y otros, en una realización que se diversifica atendiendo a las características de cada localidad.

Precisó que de las 15 panaderías que usaban diesel, seis lo sustituyeron por leña y las nueve restantes fueron reubicadas a otras producciones.

El dirigente argumentó que son 222 los centros de este tipo en la provincia que a diario procesan 25 kilogramos de galletas de diferentes tipos que totalizan 5,5 toneladas puestas a la población sin descuidar el ahorro energético, sobre todo en estos últimos días, por la situación energética que atraviesa el país.

Otros productos son los derivados del coco, maní, ajonjolí y el pru oriental, el queque y paniqueque, muy solicitados por la población, por lo que en el Polígono central, del municipio Santiago, hacen hasta mil paquetes diarios de cada uno para su venta en los Mercados Ideales y otros puntos, informó Enrique Rosales, su administrador.

Igualmente mencionó las galletas de arroz natural, de las cuales fabrican una docena de paquetes cada cuatro horas, para no abusar de la máquina artesanal; los 17 mil a 22 mil barquillos diarios para las heladerías de la ciudad, porque en los municipios también se hacen; y de licor son mil botellas diarias, más tres mil de vinagre, apuntó.

La tienda que expende productos para diabéticos, en el centro de la ciudad santiaguera, oferta las galletas de arroz y yuca muy solicitadas por toda la población, incluso para los que desean hacer dieta, comentó la vendedora Josefina Torres.

En mercados ideales también ofertan vinagres, vino seco y siropes, de buena calidad, comentó María Vega, quien vive en esta ciudad y muestra su satisfacción por estas alternativas que complementan las opciones hogareñas.

Por: Maria Antonia Medina Tellez

Deja una respuesta