Analiza Valdés Mesa situación migratoria de Santiago de Cuba

Salvador Valdés Mesa, vicepresidente cubano, analizó la situación migratoria interna de Santiago de Cuba, caracterizada por el éxodo hacia el occidente del país, y las estrategias territoriales para contener este comportamiento en el menor tiempo posible.

De acuerdo con el ejecutivo, el proceso de migración debe entenderse en dos sentidos: el movimiento desde los municipios hacia la cabecera provincial y de esta a La Habana, Matanzas, Artemisa y Mayabeque, donde existe gran cantidad de población flotante, lo cual se comprobó con el cierre temporal de los territorios.

Según la gobernadora, Beatriz Johnson Urrutia los santiagueros radicados en las zonas rurales se mueven a las provincias más jóvenes de Cuba por las posibilidades de desarrollo agrícola, en tanto la calidad de la tierra para sembrar allí resulta muy superior a la de Santiago de Cuba.

Johnson Urrutia apuntó a los municipios más poblados: Santiago de Cuba, Palma Soriano y Contramaestre, en ese orden, como los de mayor incidencia en la emisión de ciudadanos hacia las regiones del archipiélago antes mencionadas.

Asimismo, significó el establecimiento, muchas veces en condiciones de insalubridad, de personas procedentes de San Luís, Songo-La Maya y Mella en la capital de la provincia, quienes visualizan aquí mejores ofertas laborales, desarrollo intelectual y económico, y propuestas lúdicas y de ocio.

Sin embargo, en los municipios II y III Frente la dinámica migratoria manifiesta una realidad diferente porque sus habitantes tienen otros incentivos para permanecer en su terruño, principalmente el cultivo del café, producto con mucha demanda en el mercado y altos precios, lo cual permite pagos atractivos a los caficultores, subrayó Johnson Urrutia.

En este contexto, Valdés Mesa se interesó por las acciones a emprender, por parte de las autoridades santiagueras, para controlar este fenómeno.

La gobernadora refirió a los presentes el interés de prosperar en el impulso de instalaciones industriales, promover los polos productivos y la infraestructura del transporte, el desarrollo de las infocomunicaciones y de atractivos turísticos como el Parque Baconao y el municipio Guamá, la distribución territorial de los servicios y el incremento de la industrialización en el sector agrícola, para evitar el escape de fuerza laboral a otras provincias.

También acotó el principio de crecimiento habitacional desde la periferia hacia el centro de la ciudad, en tanto permitirá la creación de redes y servicios esenciales para las personas y el uso de los ya existentes.

En este sentido, el vicepresidente de la República insistió en la importancia de cumplir lo establecido por el ordenamiento territorial, como garantía de una sociedad y una comunidad mejor organizada y orientada al país próspero que se pretende.

El encuentro de trabajo precede al comienzo de la visita gubernamental a Santiago de Cuba, postergada en el mes de marzo por la preparación del país para el enfrentamiento a la COVID-19.

Deja una respuesta