Aniversario 60 de la Batalla del Jigüe

Santiago de Cuba, 11 jul.— La Batalla del Jigüe iniciada el 11 de julio de 1958 resultó vital para la derrota de la ofensiva general de verano lanzada por el ejército de la dictadura contra la Sierra Maestra con el propósito de acabar con la insurgencia guerrillera en las montañas orientales y eliminar a su líder e Comandante en Jefe Fidel Castro, de ahí que esa operación se denominara Fin de Fidel.
En el Jigüe, un intrincado paraje de la Sierra Maestra, se había establecido el Batallón 18 de Tropas Élites de la tiranía al mando del Comandante José Quevedo e integrado por 364 efectivos bien armados, que durante los 10 días que se prolongó el combate fueron apoyados por intensos bombardeos y ametrallamientos de la aviación de la dictadura y otro batallón, el 352 Los Livianos, que fueron enviados a la zona como refuerzo tras iniciarse la batalla en la mañana del 11 de julio.

Sin embargo, ya las tropas rebeldes habían ocupado posiciones claves en los alrededores del campamento y en zonas cercanas, para impedir el movimiento de soldados que no podían salir del Jigüe ni llegar tampoco a ese lugar sin ser atacados por los insurgentes, causándoles numerosas bajas.

Durante los 10 días que se prolongó esa batalla se luchó encarnizadamente en sitios como Cagüeiro, Gran Tierra, Río La Plata, Pico Manacas y Paridón, lugar donde se libró unos de los más fuertes combates con un saldo para el ejército batistiano de 37 muertos, numerosos heridos y la captura de gran cantidad de armas y 20 mil balas aproximadamente.

Incapaz de poder salir de aquel infierno en que estaban metidos desde el mismo inicio de la batalla, el 21 de julio el jefe del Batallón 18 del ejército,, Comandante Quevedo, se rindió incondicionalmente al mando rebelde, instante que marca el fin de la ofensiva general de verano del régimen de Batista en la Sierra Maestra.

La Batalla del Jigüe que tuvo lugar entre el 11 y el 21 de 1958, hace hoy 60 años, tuvo el mérito de haber sido el último descalabro de la ofensiva batistiana en la Sierra Maestra y el inicio del paso arrollador del ejército rebelde hacia la victoria final de la revolución el primero de enero de 1959.

Por Armando Fernández Martí

Deja una respuesta