Aporte de los trabajadores, clave para la economía

Santiago de Cuba, 13 de ene. – El aporte de los trabajadores es clave para la economía y un imperativo de estos tiempos difíciles y retadores, al estar signados por la prepotencia imperial con el recrudecimiento del criminal e ilegal bloqueo económico, financiero y comercial de los Estados Unidos contra Cuba.

Si verdaderamente queremos  que el país marche hacia la sostenibilidad económica y la prosperidad, como ha planteado la máxima dirección de la Revolución, los conceptos de eficiencia, calidad, ahorro, productividad y alianza deben darse fuertemente las manos.

Ocasión para recalcarlo es este, cuando los colectivos laborales se aprestan a discutir los planes de desarrollo económico del 2020 como un ejercicio importante, en el cual será decisiva la participación y el compromiso de cada cual en sus respectivos puestos de contribuir al logro de resultados.

Alejandro Gil Fernández, viceprimer ministro y ministro de Economía y Planificación, ha reiterado que estas reuniones son para evaluar en cada colectivo cómo garantizar el cumplimiento del plan correspondiente, una manera de favorecer a que la economía mantenga una ligera o moderada tasa de crecimiento en 2020.

También ha dicho Gil Fernándezque el ahorro será real y efectivo si, por ejemplo, la fábrica no se paraliza, produce lo que hay que producir y se logra con cierto ahorro de combustible.

Hay confianza en que esas discusiones serán fructíferas en la misma medida en que el plan sea defendido por los trabajadores, y lasadministracionesofrezcan las alternativas, aprovechando la inteligencia colectiva en la búsqueda de las mejores soluciones.

En la mira debe estar la batalla por el incremento y diversificación de las exportaciones, la sustitución de importaciones, la eficiencia del proceso inversionista y la potenciación del ahorro, como aspectos esenciales de una economía que no decreció en 2019, muestra de las reservas internas, capacidad y espíritu de resistencia del pueblo.

Es necesario que los colectivos laborables,  en cada uno de los sectores, estén conscientes de esa realidad  y obren en consecuencia, a sabiendas de que es de vital importancia otorgarle al trabajo los honores que merece, pues si no se dedican a fondo, es imposible lograr resultados.

Los trabajadores tienen que dominar los términos económicos y saber que para satisfacer las necesidades cada vez más crecientes de la población, como reza una de las principales leyes del socialismo, hay que pasar necesariamente por el incremento de la producción y la productividad del trabajo.

Mucho esfuerzo y consagración requiere el combate en el tema económico e impulsar tareas decisivas como el logro de la calidad de lo que se produce y los servicios que se prestan, además de llevar adelante una revolución en el campo del ahorro en su sentido más abarcador.

El ahorro constituye una línea de trabajo vital en la política relacionada con la economía este año 2020, un asunto que  concierne a todos y no debe dejar indiferente a nadie, ya sea el trabajador que ocupe el puesto más sencillo hasta el cuadro de mayor jerarquía.

Como expresó recientemente el Presidente de Cuba, Miguel Díaz- Canel Bermúdez, la política de ahorro no debe ser coyuntural ante situaciones difíciles, sino una práctica cotidiana, un proceder que debe convertirse en regla.

Deja una respuesta