Aprendizaje-servicio y formación universitaria

Santiago de cuba, 27 de jul. – Referir la metodología pedagógica conocida como “aprendizaje-servicio” es reflexionar sobre el servicio solidario desarrollado por los estudiantes, destinado a cubrir necesidades reales de una comunidad, planificadas institucionalmente en forma integrada con el currículo, en función del aprendizaje de los estudiantes.

Desde la perspectiva del aprendizaje-servicio, las actividades solidarias desarrolladas por los estudiantes, si se planifican adecuadamente, pueden ser en sí mismas una fuente de aprendizaje.

Un programa de aprendizaje-servicio bien planificado les permite a los educandos aprender y poner en práctica contenidos académicos, y a su vez, realizar tareas importantes y de responsabilidad tanto en la comunidad como en la universidad.

El aprendizaje-servicio implica sostener en una misma acción educativa una doble intencionalidad: la pedagógica de mejorar la calidad de los aprendizajes, y la solidaria de ofrecer una respuesta participativa a una necesidad social.

En Cuba, la situación con respecto a la metodología aprendizaje- servicio, no es  diferente a la del resto mundo hispano. La universidad los estudiantes participan de forma activa en transcendentales tareas de la vida política y social, en las que asumen importante responsabilidades.

La formación del profesional más que restringida a un centro universitario, es multiplicada bajo el fundamento de los principios pedagógicos de la unidad teoría- practica y del estudio-trabajo, donde se potencian los componentes académicos, laboral y la investigación, conjuntamente con las exigencias inherentes a la ética educacional.

Es en este contexto donde resalta el papel de la integración de los vínculos universidad-sociedad, o sea, entre las diversas formas de la cultura educacional y el entorno comunitario.

Uno de los más importantes retos para la sociedad cubana actual lo constituye el proceso de integración de las instituciones y organizaciones sociales en las actividades de investigación que están destinadas a la solución de las principales necesidades de la población cubana.

Lo anterior permite entender que el aprendizaje servicio permite:

  • Fortalecer la experiencia educativa, en tanto, para solucionar problemas concretos hay que saber más que para rendir un examen, y porque en el contexto comunitario se incorporan conocimientos, actitudes y competencias que no se pueden aprender sólo de la bibliografía académica.
  • Educar para la ciudadanía, no sólo es importante la teoría, sino la práctica; todo lo cual permite avanzar en el diseño y ejecución de proyectos transformadores de la realidad.
  • Promover la inclusión, porque alientan el protagonismo de todos los estudiantes, transforman a los estudiantes de ¨destinatarios en protagonistas¨, participativos, activos y solidarios con miras hacia el desarrollo local.

Deja una respuesta