Asumen 478 jóvenes de Santiago de Cuba la misión social de educar

Santiago de Cuba, 13 de jul.- Con la alta responsabilidad social de educar y formar a las nuevas generaciones, se graduaron 478 alumnos de las Escuelas Pedagógicas Floro Regino Pérez y Pepito Tey, de esta ciudad, en ceremonia efectuada en el Cine Cuba, poniendo fin a una importante etapa docente en esos centros.

En nombre de los egresados Yonalin Martínez manifestó la fidelidad de ellos al legado del magisterio cubano, al sumarse al colectivo de educadores santiagueros con la fiel convicción de seguir aportando a los resultados de calidad que hoy exhibe la oriental provincia y ejercer una las más nobles tareas a la que alguien puede dedicar su vida.

Fue la ocasión para rendir digno homenaje a Marina Grajales Cuello, Madre de la Patria, a 204 años de su natalicio, por ser una insigne figura de la lucha independentista que le inculcó a sus hijos el amor a las causas revolucionarias y el deber de defender la libertad de la nación a costa de cualquier sacrificio.

La graduación de las dos escuelas pedagógicas santiagueras se dedicó a José Ramón Fernández Álvarez, prominente personalidad de la educación cubana, porque puso todo su empeño y experiencia en retomar la formación de maestros de nivel medio superior en el 2010, sueño hecho realidad para que se siga perfeccionando y sigan siendo esos centros las niñas de los ojos de la educación cubana, como el sentenció.

La máster Marivel Esteris Francis, subdirectora provincial de educación en Santiago de Cuba destacó que las particularidades de la última promoción de las escuelas pedagógicas al graduar a los primeros 26 maestros para la enseñanza especial, al tercer grupo de maestros de inglés para primaria, y la sexta de educadoras para la primera infancia.
“Estos nuevos trabajadores cumplirán la honrosa misión de mantener en alto las conquistas de la Revolución Cubana, depositando las mejores tradiciones del magisterio en su quehacer diario para llegar con amor e inteligencia a cada niño, adolescente y joven”, puntualizo la directiva.

También señaló que el maestro es la fortaleza del Sistema Educacional Cubano, es el corazón del trabajo docente, por lo cual se necesitan al frente de las aulas a un personal con una elevada formación ideológica, conocedores profundos de la historia y una alta dosis de justicia honestidad, responsabilidad y sacrificio, además de desarrollar en sus alumnos el interés por saber y ser más útiles a la sociedad, inspirados en la obra de José Martí, Félix Valera, José de la luz y Caballero, Frank País, Manuel Ascunce Domenech, y de Fidel.

En el acto se estimularon a los graduados integrales y a los profesores destacados que merecieron la medalla José Tey y la Distinción por la Educación Cubana, en reconocimiento a su meritoria trayectoria en el magisterio.

Deja una respuesta