Basílica del Cobre: De historia, rituales y leyendas

Santiago de Cuba, 25 de dic. –  Esta ciudad atesora sitios de gran atractivo por sus valores históricos, culturales, paisajísticos y patrimoniales que son orgullo de la nación entera, y los nativos los comparten con ese sentimiento afectivo y hospitalario inherente a la gente de esta tierra.

La Basílica Santuario Nacional de Nuestra Señora de la Caridad del Cobre se destaca entre tantos, al cautivar cada año a miles de visitantes de todo el país y de disímiles confines del mundo, y que cobra mayor notoriedad por día.

Un viaje a Santiago de Cuba sin un alto en El Cobre, a unos 22 kilómetros de la segunda ciudad cubana, es prácticamente un sacrilegio;  desde la carretera la iglesia sobresale como una postal incrustada en las montañas, tras el hechizo de su belleza natural y ese patrimonio tangible y espiritual que lo hacen único.

En un reconocimiento al pueblo de Cuba, durante su visita a la Isla en 1998 como mensajero de la verdad y la esperanza, El Papa Juan Pablo II coronó y bendijo la imagen de la Patrona de Cuba en la tercera misa que ofició en la nación, celebrada en la Plaza de la Revolución Antonio Maceo, de la Ciudad Héroe, el 24 de enero de ese año.

Otro hito en el acontecer del sagrado lugar ocurrió el 26 de marzo de 2012 cuando Benedicto XVI, peregrino de la caridad, le otorgó la Rosa de Oro de la Cristiandad, con motivo de la ceremonia por los 400 años del hallazgo de la imagen de la Virgen de la Caridad.

Con la visita también del Papa Francisco, en septiembre de 2015, el Santuario se convirtió en uno de los pocos sitios del mundo que ha tenido el altísimo privilegio de haber recibido a los tres últimos pontífices.

El Obispo de Roma encontró a un pueblo respetuoso, noble y solidario, y en su historia, hombres como el Padre Varela, José de la Luz y Caballero y José Agustín Caballero, tres ejemplos síntesis de la eticidad cubana, para los cuales  el amor a la Patria y a Dios fueron dos pasiones consustanciales.

Aseguró la posteridad el asentamiento de El Cobre tras tejerse una historia que comenzó hace tiempo, cuando en un período ubicado entre 1604 y 1613, dos indios y un negro criollo, hallaron flotando la imagen de la Virgen de la Caridad sobre las aguas en la costa norte de oriente.

A partir de entonces, el culto a la deidad se fundió en la espiritualidad de los lugareños, y trascendió a toda la geografía del archipiélago.

El Santuario del Cobre es uno de los sitios religiosos más reverenciados por el pueblo cubano. Llegados de diferentes territorios de la nación, los fieles buscan  el consuelo espiritual, la solución de sus anhelos y problemas que afectan al ser humano.

Cuentan que en1915 los veteranos de la Guerra de Independencia escribieron al Papa Benedicto XV pidiendo que proclamara Patrona de Cuba a la Virgen de la Caridad del Cobre, lo cual se hizo realidad el 10 de mayo de 1916.

El Papa Pío XI autorizó la coronación canónica de la sagrada imagen y es en la mañana del 20 de diciembre de 1936, cuando se realizó la investidura por el entonces obispo de Santiago de Cuba, Monseñor Valentín Zubizarreta.

Fue inaugurado el 8 de septiembre de 1927 el actual templo y tiene un altar de plata maciza y otros objetos ornamentales de gran valor. Debajo del Camarín de la Virgen se halla la denominada Capilla de los Milagros, un pequeño recinto donde los creyentes depositan sus ofrendas: joyas de oro y piedras preciosas, muletas, entre otras riquezas de valores.

Un hecho notable en ese sentido es que el Premio Nobel de Literatura Ernest Hemingway, entregó la medalla que le otorgaba tal distinción a la deidad. Dijo entonces que lo hacía en reconocimiento al pueblo cubano, inspirador de su obra «El viejo y el mar», por el cual recibió el Premio en Estocolmo.

Nuestra Señora de la Caridad del Cobre, o la Virgen de la Caridad del Cobre, Caridad del Cobre o simplemente Cachita, como la nombran familiarmente, es una de las advocaciones de la Virgen María, con un arraigo muy profundo en la idiosincrasia e identidad de los nacidos en esta tierra.

Deja una respuesta