Brindemos, por el tamarindo y con su jugo!

Santiago de Cuba,  20 de abr. – El tamarindo, hasta hace menos de una década abandonado a la suerte de muy pocos recogedores, hoy representa un programa dentro del movimiento de frutales de esta provincia, seguido muy de cerca, mes tras mes, por las máximas autoridades del territorio en exigencia de chequeo para la Agricultura.

La reciente plenaria del sector que analizaba el cumplimiento de los planes, en todos los subprogramas agrícola y pecuario municipio por municipio, tenía como centro, entre otros puntos, la marcha de la cosecha de este fruto con la exigencia de Lázaro Expósito Canto, Primer Secretario del Partido en esta provincia quien aseguraba que NO puede perderse un solo fruto donde quiera que esté presente.

La planificación en cuanto al acopio de esta pulpa, dulce pero al mismo tiempo bien ácida, se informaba en detalles en una larga lista de responsabilizados con su entrega y así la desbrozaba Manuel Falcón Vicepresidente del Gobierno y en esta relación implicaba a todas y cada una de las empresas de este territorio responsabilizadas en entregar a Acopio del municipio de Guamá, como mínimo  dos toneladas de pulpa.

 Y los santiagueros ya hoy…

Este fruto no se queda sólo como árbol de casa. Se quiere que existan muchas más plantas, que se siembren y se acopien con seriedad de modo que no se pierda uno. El asunto es tan serio que se decidía involucrar a muchos organismos en su entrega en pulpa de modo que se pueda envasar el jugo en cajitas y ya hoy se prepara una fábrica de este tipo con todas las de la ley.

Con esta posibilidad de entrega del amasijo se evita el traslado en cajas de estas mercancías, siendo menos los gastos por concepto de transportación y se gana en más agilidad en la comercialización sólo sujeta a cuidar las condiciones de higiene y rápida evacuación

Un árbol espectacular.

Este importante fruto tiene su época de cosecha entre enero y abril, en dependencia de la región y del ejemplar, con una peculiaridad: No todas sus vainas maduran a la vez representando este detalle una gran ventaja para su comercialización. Y por increíble que parezca, los frutos de cada árbol poseen un sabor diferente. Por ello, en muchos países, hay árboles “consentidos” por ser más dulces y sabrosos….

Datos tomados de INTERNET nos dicen que… El tamarindo crece en zonas tropicales y subtropicales, y alcanza hasta 20 metros de altura. De cada ejemplar se pueden cosechar varios kilos sin cuidados especiales pues al no requerir prácticamente ni fumigación o abono, la inversión resulta muy pequeña y las ganancias son altas, por lo que en muchos países representa una fuente importante de ingresos, debido al carácter familiar de la cosecha y preparación de la fruta.

Pero no sólo el fruto se aprovecha que en materia de salud, donde  tiene diversas bondades al ser como laxante, contra las fiebres, como astringente,  el dolor de cabeza, resfriados, inflamación, hemorragias e hipertensión y un eficaz remedio contra la resaca.  

Hay más y usted decide su uso… En Egipto, por ejemplo, se comen los frutos y hojas a modo de verduras y condimento, y en otros países árabes lo consumen confitado, mientras por otro lado en México es muy popular en su refrescante y tradicional agua. En esta forma de uso y en otra, ellos han generalizado la industrialización: basta con ir a un supermercado y adquirir sus concentrados.

Deja una respuesta