Buen cierre de año para los afiliados a la Asociación de Comunicadores Sociales en Santiago de Cuba

Santiago de Cuba, 6 de dic.- Las líneas temáticas que tienen que ver con  proyectos de comunicación para el desarrollo, y en pos de la sociedad que construimos, forman parte del ámbito donde se continuarán desenvolviendo los miembros de la Asociación de Comunicadores Sociales en Santiago de Cuba. Pues como parte de las asambleas de balance del año, sus afiliados proyectan diferentes iniciativas que conlleven a un accionar diferente para el próximo año.

Como parte de este proceso fue realizada la reunión del Círculo de Relaciones Públicas, y en breve entrarán en debate los afiliados pertenecientes a Mercadotecnia, los Comunicadores Institucionales e Investigadores, para dar paso luego a las Asambleas Municipales, según enumeraba José Alberto Expósito Montoya, Presidente de la Asociación a nivel de provincia, quien además comentó las acciones que aún quedan por hacer  en este cierre de año.

“Tenemos otra gran tarea y es seguir trabajando en el conocimiento de la Historia de Cuba y sobre todo la local para que las futuras generaciones No pierdan  el sentido de su identidad, su acercamiento con lo nuestro”, resaltó el funcionario.

Al decir de Expósito, hoy estos asociados mantienen un vínculo muy estrecho con la Asociación Nacional de Economistas y Contadores de Cuba en su filial en esta provincia, pero todo este quehacer necesita de muchos más.

“A la vez la misión que a partir de ahora nos proponemos, dice, se llevará a cabo la alianza con la Sociedad Cultural José Martí, la Cátedra Honorífica Nacional dedicada al pensamiento de Fidel y con la Unión de Juristas, esta última es un vínculo necesario para poder aclarar las dudas en cuanto al proceso que aún tiene lugar con la Ley de leyes en su propuesta de modificación”…

Cada una de estas acciones  de la Asociación de Comunicadores Sociales en Santiago de Cuba contribuye a sus empeños de ampliar sus proyectos en pos del desarrollo, y de la sociedad que construimos.

Por: Bárbara Bolerí Izquierdo.

Deja una respuesta