Cada cubano, un guerrero contra el bloqueo

Santiago de Cuba, 8 de nov.- Guardianes para seguir protegiendo conquistas de la Revolución como la salud, la educación, la ciencia y el deporte, entre otras ramas de alta sensibilidad, se cuentan por miles en esta pequeña pero valiente Isla en la lucha tenaz contra el criminal bloqueo de los Estados Unidos hacia Cuba que ya rebasa el medio siglo de existencia, no obstante el rotundo rechazo internacional.

Guerreros también se cuentan por miles para, a pesar de la ilegal política, seguir produciendo la tierra, madre de todas las riquezas; evitar que se paren industrias y fábricasvitales para el desarrollo, con un ejército de innovadores y racionalizadorescapaz de poner su ingenio creador para que el país siga adelante y haga caso omiso a la tozudez del imperio,mucho más agresivo e injerencista en estos últimos tiempos.

Muchos ejemplos podrían mencionarse en una batalla que no tiene tregua ante la intención del poderoso y cruel enemigo de rendir a este heroico pueblopor hambre, enfermedades y vicisitudes de toda índole; un objetivo que saben de antemano no lograrán ante un país que no vulnera sus principios, no cede ante chantajes ni amenazas ni se ha puesto ni se podrá nunca de rodillas.

Los hombres y mujeres de esta heroica tierra, de noble corazón, dignos y también de convicciones muy fuertes y arraigadas, han respondido siempre ante tal ignominia con la cabeza erguida y la continuación de la defensa de su obra de más de 60 años, con el propósito de seguir elprogreso socioeconómico en laaspiración de construir un socialismopróspero y sostenible.

Uno de estos guardianes y guerreros que no se amedrentan y pelean en busca de alternativas soluciones es el trabajador Ismael Paz, quien ocupa un lugar destacado en el combate frontal contra el bloqueo desde el taller de mantenimiento del LaboratorioFarmacéutico Oriente, donde ha empleado su agudeza creadora para dar sosiego a pacientes necesitados de tratamientos de hemodiálisis.

Este santiaguero hizo historia en el 2015 al implantar récord en la producción de concentrados de hemodiálisis, recurso esencial en el servicio hospitalario que garantiza salud y calidad de vida a personas con trastornos renales severos.

Reconocido por la Asociación Nacional de Innovadores y Racionalizadores por su trabajo de gran impacto económicoque propició un sustancial ahorro al país, Ismael Paz confesó que es su modesta manera de expresar la condena a esa ilegal política, violatoria de los derechos humanos que tanto daño ha causado a supueblo.

Igual rechazo al cruel bloqueo hizo Alcides Mengana, un paciente de El Caney que vive gracias al tratamiento de hemodiálisis, quien manifestó su agradecimiento por la labor de Ismael que le ha permitido mejorar su calidad de vida y al Estado por brindargratuitamente ese costoso servicio de salud, una de las ramas más perjudicadas en tal sentido.

Ante la presentación en las Naciones Unidas de la Resolución cubana sobre la necesidad de ponerle fin al criminal bloqueo, Cuba ha recibido invariablemente el respaldo mayoritario y rotundo de la comunidad internacional que ha votado una y otra vez para eliminar ese flagelo que atenta contra la integridad de los hombres y mujeres de un país libre y soberano.

La terquedad de la administración estadounidense no lo ha hecho posible, mientras este pueblo combativo y valiente no se cansará de luchar hasta lograrlo porque este es el principal obstáculo para su desarrollo, y para que sus hijos vivan en paz y puedan alcanzar sus más añorados sueños en una nación empeñada en hacer un mejor país para todos y por el bien de todos.

Soy joven, optimista, esta causa de mi Patria es muy noble, nos apoyan personas honestas del mundo entero, entonces albergo la esperanza que más temprano que tarde el imperio se dará cuenta de que esa inhumana políticaes un error, no conduce a nada y no solo daña a Cuba sino a ellos mismos también, piensa la estudiante Dayneris Danger.

La razón está de nuestro lado y la victoria no se hará esperar como tantas veces ha ocurrido; precisamente este 6 y 7 de noviembre volvió a retumbar en los salones de la ONU el clamor y sentir de los pueblos que alzaron nuevamente sus voces solidarias para demandar el fin del bloqueo contra Cuba,independientemente de la posición de Donald Trump y de las crecientes presiones del gobierno de los Estados Unidos para influir en la votación.

Deja una respuesta