Celebraron en Santiago de Cuba II Coloquio Ecuménico evangelista

Santiago de Cuba, 2 de nov.- La celebración del II Coloquio Ecuménico tuvo lugar en el Complejo Cultural Heredia, de Santiago de Cuba, con el tema central “Ecumenismo de base” como parte del título “La Iglesia en el espacio público”. El evento estuvo auspiciado por la Iglesia Luterana y la Confraternidad Interdenominacional de Ministros y Pastores Evangélicos de Cuba.

Del total de 120 participantes, asistieron representantes del Centro Lavastida, la Universidad de Oriente, la Casa del Caribe, así como autoridades del Partido Comunista de Cuba en la provincia. De igual forma estuvieron presentes 25 denominaciones evangelistas procedentes de Guantánamo, Bayamo y Santiago.

Los contenidos de las 22 ponencias abogaron por el vínculo entre las iglesias y las comunidades, el desarrollo de una sociedad cada vez más justa y equitativa, la educación popular, las enseñanzas bíblicas-teológicas; las acciones de justicia y solidaridad, las celebraciones litúrgicas, la unión de las familias, las perspectivas ecoteológicas, así como la preservación de la paz.

El encuentro fue una oportunidad para compartir experiencias acerca de actividades humanistas, como son los trabajos en hogares de ancianos en pos de su bienestar y calidad de vida. Se suman las atenciones a pacientes con VIH-SIDA en las cárceles dos veces al mes, y el apoyo a sus familias, para las cuales se cuenta con un equipo multidisciplinar de psicólogos y especialistas en consejería.

También, refirieron los preparativos para futuras asistencias a hospitales con el objetivo de ayudar a enfermos en su cuidado. Por otra parte, entre los aspectos a perfeccionar se encuentran, lograr un mayor intercambio con el público santiaguero para la visibilidad de los mensajes de amor y fe, y una superior socialización de la labor que emprende la Iglesia, ya sea entre sus adeptos o desde las sociedades, en general.

Al respecto, Ismael Laborde Figueras, Obispo de la Iglesia Luterana en el país expresó, que “la iniciativa del Coloquio surgió con el fin de mostrar que los centros religiosos no solo tienen una presencia para las oraciones de culto, sino además, cuentan con una proyección social.

“Hoy abogamos por el ecumenismo de base, que contrario al de élite aboga por la visión de las congregaciones locales, y provinciales, en las cuales el hombre de fe, sin importar cuál sea su denominación religiosa, se encuentra insertado en la sociedad civil y comparte sus experiencias.

“Un ejemplo es durante los ciclones, ya sean los más desastrosos como Sandy y Matthew, pues aquí atendimos a la zona de San Agustín con sus casas, tiendas y consultorios, mientras que en Guantánamo colectamos bienes y presupuesto para la población. Se suma la ayuda a las personas discapacitadas y que sufren del cáncer.

“Asistimos a los niños y la necesidad de que los padres con conductas indebidas se ocupen de la presencia diaria de los menores en las escuelas. Tenemos como otra prioridad social el empoderamiento de la mujer en el liderazgo de las iglesias cubanas, y la formación de valores en el ser humano.

“Este proceso tiene un carácter esencialmente de pertenencia nacional a partir de la iniciativa de cada uno de nuestros integrantes. Sin embargo, aún nos falta en esta línea una mayor educación para dirigirnos a la sociedad civil, pues uno no debe imponerle a nadie ni a nada otras tradiciones y costumbres”, concluyó Laborde Figueras.

El espacio del Coloquio Ecuménico dio paso a una convocatoria a la tercera edición del evento para noviembre de 2020, que trascenderá la región Oriental a un encuentro de carácter nacional e internacional.

El evento que reúne a integrantes de diversas manifestaciones religiosas evangélicas para el intercambio de experiencias acerca de la participación de las iglesias en la sociedad cubana, constituye una iniciativa para creyentes o no en pos de la unidad, el amor, la fe y la paz.

Deja una respuesta