Cerrado por Salud Pública

Santiago de Cuba, 14 de sept. –  Si un detalle hay que agradecerle a la actual etapa de intensificación de las medidas higiénicas sanitarias por la que atraviesa el municipio de Santiago de Cuba, es la exigencia por una pulcritud mayor por las direcciones administrativas de las Empresas del Comercio y la Gastronomía con unidades expendedoras de alimentos para la población…

Establecimientos de alta afluencia de clientes por estar ubicada en el mismo centro de la ciudad, y por ser de gran demanda y manipulación de productos alimenticios, por lo general están cerrados para favorecerlos en esa higiene, que debían mantener en el cada día, en cuanto a refrigeración, mesetas con enchape,  y suficiente abasto de agua y drenaje, además de la colocación en sitio adecuado de los desechos sólidos que esta actividad genera.

Por supuesto… Ni por un día debían estar sin servicio las unidades gastronómicas si realmente se cumpliera con toda seriedad y como está establecido, la jornada de cambio de labor, imprescindible para deshollinar, desengrasar, quitar polvo y tela araña, en un grupo de acciones que abogan por una seguridad de higiene y limpieza que llevan a la calidad de un servicio de manera integral…

Cierto que, como supimos en reunión del Grupo Empresarial de Comercio, y por los números reflejados, la circulación mercantil del territorio, debe buscar cumplimientos en su acumulado total, y claro podría ser mayor la cifra, si realmente muchas de las instalaciones del sector durante la etapa mantuviera un servicio sin la paralización determinada por los especialistas de la Dirección de Salud Pública de Higiene y Epidemiología, urgidos siempre de transformar la situación sanitaria.

Propio de las medidas de control en evitación del alza de las enfermedades diarreicas agudas, se exige asimismo que la venta de productos como la cerveza dispensada se haga sobre la base de la más estricta observancia de lo establecido en cada una de las unidades de expendio donde es esencial el lavado correcto de los insumos utilizados para estas prácticas, siendo las administraciones responsables de su cumplimiento.

Ahora el asunto está en mantener las condiciones higiénicas, y a la par que No decaigan en las unidades los productos  de aseo y limpieza que exige además la presencia del cloro legía.

Deja una respuesta