Tecnología apropiada y desarrollo sustentable

Santiago de Cuba, 6 de abr. – Al hablar de tecnología apropiada referiremos, en principio el significado del verbo apropiar, el que significa entre otras acepciones aplicar una cosa a aquello que le corresponde, que le es más propio.

Se puede entender entonces, de acuerdo con ello que una tecnología es apropiada cuando su uso se adecua al fin propuesto, en tanto, se acomoda a determinada solución.

Por tanto, en sentido general son condicionales para una tecnología apropiada:

  • La creación de capacidad científico tecnológica  apta, para combinar los adelantos de la ciencia y la técnica, sobre la base de la satisfacción de las necesidades concretas de la organización.
  • La presencia de un potencial humano, que posea una cultura científica, tecnológica y profesional ajustada a esa tecnología.
  • La existencia de un saber organizacional que pueda combinar estrategias y políticas de desarrollo económico, social, científico, tecnológico e innovativo.

Ahora bien, la polémica en cuanto a ¿qué entender por tecnología apropiada? es hoy día actual, por cuanto, está ligada a diferentes enfoques de desarrollo tecnológico, amplios y estrechos, entre los que se encentran economistas, tecnólogos,  ecólogos, éticos sociales, locales- regionales asociados con el desarrollo a pequeña escala, etc. y en dependencia del criterio será su mirada hacia el desarrollo tecnológico a seguir.

Muchos son los enfoques de tecnología apropiada, en dependencia de los fines propuestos y los contextos concretos a lo que respondan, por ejemplo para alguno la tecnología apropiada está en dependencia del incremento del incremento del empleo, para otros en que les permita el uso racional de un recurso natural específico.

Su disimilitud permite comprender entonces que existen diferentes tipos de tecnología apropiada: la moderna y de punta, que puede ser asimilada o incorporada, la tecnología moderna transferida e innovada, la tecnología tradicional transformada y la tecnología alternativa, como enfoque localista de generación de empleo., entre otros.

Las fuentes que posibilitan el desarrollo de tecnología apropiada están en todas las tecnologías existentes. Lo decisivo está en la capacidad tecnológica existente, que permita una gestión tecnológica adecuada, de los procesos de innovación, en el que se identifiquen posibilidades, necesidades, se panifiquen diseños y desarrollen e implanten soluciones técnicas en obediencia a la protección del medio ambiente.

Ahora bien, no cualquier solución técnica, sino aquella que responda a una pertinencia  e idoneidad, por lo que es inminente que desde un enfoque integral, los factores que intervienen en la solución de un problema tecnológico estén evaluados de manera sistemática en todas las faces del proceso, o sea, lo técnico, lo organizativo, lo económico, lo socioambiental  y lo sociocultural.

La capacidad tecnológica es el ama decisiva para la generación de las tecnologías apropiadas, por cuanto, es la cultura que permite evaluar de forma permanente a la tecnología desde su selección, desarrollo y uso.

Todo ello depende de la organización del proceso productivo, su interacción informativa, el incremento de la calificación del potencial humano y la participación de todos los involucrados.

En el Sistema de Ciencia e Innovación se hacen evidentes rasgos que definen estrategias y políticas de desarrollo sustentable, entre ellas:

  • Investigaciones que respondan a prioridades del país en todos los niveles, la búsqueda de resultados para su introducción en la economía y la sociedad.
  • La participación de la sociedad en la solución de problemas científico, tecnológicas e innovativas, a través de los Fórum de Ciencia y Técnica, vínculo entre universidades- empresas- centros de investigación.
  • La gestión tecnológica empresarial, para la gestión tecnológica apropiada, con los recursos existentes y las necesidades sociales.
  • La cultura tecnológica, como nueva concepción del saber hacer tecnológico y estilo de actuación ante el desarrollo y su sustentabilidad.

A modo de resumen, es importante precisar que no se trata del desarrollo de una tecnología tradicional atrasada por ser esta ahorradora de recursos, es buscar su adecuación, pertinencia e idoneidad.

De la misma manera, no es buscar una tecnología moderna y competitiva, sino que responda a una racionalidad del hacer tecnológico, en correspondencia con las exigencias ambientales, la elevación de la calidad de vida de la población y la garantía de postreras generaciones.      Por Mayra Elena Salas Vinent

Deja una respuesta