CMKW. Una radio con buena música

Cualquier emisora que nazca y desarrolle su programación desde la criolla ciudad de Santiago de Cuba, no tendrá más opción que edificar una sólida propuesta musical variada y exigente, a razón de la alta convocatoria que tiene la música para la gente en esta urbe oriental.

Hoy a 85 años del surgimiento de la cadena oriental de radio y donde la CMKW juega el papel protagónico, le mostramos aspectos de la investigación que sobre el tema de los programas musicales tenemos en nuestro poder.

Un programa de amplio sabor guajiro lo realizaban la pareja de Celina y Reutilio.

El programa surge en el año 1947 teniendo como nombre “Atalaya campesina” y entre canción y canción se convertía como en una tribuna de protesta contra el gobierno de turno en defensa del pueblo. Canciones como tal eran pocas, mucho punto guajiro que llenaba el espacio desde las seis de la mañana con la animación de Antonio Pera.

Otro de los grandes que fortalece su carrera en la CMKW tocando piano y recitando fue el maestro y acuarelista de la poesía antillana Luis Carbonell Pullés. Al inicio el maestro Carbonell asistía a un programa mensual patrocinado por el colegio San Juan Bautista de la Salle, de san Vicente de Paul, programa que abrió las posibilidades a muchos artistas de la ciudad y donde por primera vez Luis Carbonell recitó por radio, atrayendo extraordinariamente la atención de los oyentes que llamaron después del programa solicitando volviera a recitar, en la voz del declamador se fueron haciendo exitosos los textos de Félix B Caignet, algunas cosas de Arturo Liendo.

Otros programas importantes se abrieron a la música de Pepe Reyes, Pacho Alonso y la señorita Vaillant una pianista muy buena que luego marchó a París. Eso demuestra que la CMKW siempre fue el punto álgido e importante para la música en Santiago de Cuba. Se diría que esta maravillosa Emisora que está cumpliendo 85 vigorosos años, fue la gran vitrola de los novatos: El guajirito del Edén Miguel de Gonzaga, La india de Oriente Luisa María Hernández, el Trío La Rosa y otros tantos iniciaron aquí sus carreras.

Por la Cadena Oriental pasaron entre otros Esperanza Ibis, Marta Pérez, una cantante lírica, Isidro Cámara otro lírico y Migdalia Hechavarría, La Lupe cuando empezó, que participó en un programa de aficionados que había, ella era entonces estudiante de la escuela normal.

Un espacio que también acaparaba la audiencia casi general de los oyentes, salia al aire a las 11 de la mañana y se llamaba “El programa de las peticiones” patrocinado por los cigarros Edén, presentando a la orquesta Chepin Chovén y que también animaba Antonio Pera.

Otras agrupaciones con repercusión en la CMKW lo fueron La orquesta Casino de la Playa, Miguelito Valdés, el Conjunto Casino, Rafael Inciarte y Bobby Collazo con transmisiones en vivo que llenaban los teatros del Circuito Botta, dueños del desaparecido y emblemático cine Aguilera

La programación musical se mostraba vital y muy variada, El programa campesino desde por la mañana temprano con música guajira, otros programas variados, de música americana, programas de tango, programa de música culta, música clásica que fueron visitados por líricos y tenores como Eduardo Solís, Miguel Ángel Ortiz, Zoila Gálvez y otros tantos

Fue el 22 de septiembre de 1946 cumplía 11 años la Cadena Oriental de Radio y se juntó para la celebración al talento del patio. Esa gran descarga no tuvo reparo en gastos y el Teatro Cuba dio el aliento necesario para la celebración

Benny Moré cuando llego a Santiago de Cuba, trabajó con la Orquesta de Mercerón, en un programa de la cadena que era como a las siete de la noche. Pacho Alonso cantó pero primero canto con Luis Carbonell, y después con Mariano Mercerón en la orquesta: Los cantantes de Mercerón era Fernando Álvarez, Pacho y Alfonso Licea y después vino Benny que acababa de llegar a Cuba, había trabajado con Bebo Valdés en el batanga en la Habana y ahí vino para Santiago a trabajar con Mercerón.

Abrió sus micrófonos la CMKW a cantantes internacionales como Libertad Lamarque, Pedro Vargas, Tintán y muchos más que engrandecen el orgullo de todos los que hoy nos llamamos gente de la W.

Escrito por Santiago Carnago López

Deja una respuesta