Comenzamos un nuevo año

Santiago de Cuba, 8 de ene. –  Releo el periódico Sierra Maestra del 16 de marzo de 2019. Me detengo en un título. “Veo un pueblo alegre, amable, revolucionario, agradecido y comprometido”. Así nos retrataba el Presidente cubano Miguel Díaz-Canel, al finalizar una visita del Consejo de Ministros para evaluar el trabajo integral de la provincia, una visita de control y seguimiento, herramienta de trabajo que concita la aprobación de muchos.

El Presiente abordó diversos temas; quisiera subrayar algunos por su significación y porque implican compromiso. El dignatario apuntaba: “La nueva estructura de gobierno le da autonomía a los municipios. Por lo tanto cada vez tenemos que fortalecer más todas las instituciones de los municipios, la política de cuadros; se reafirma que a esa instancia donde se tiene que lograr el autoabastecimiento, el desarrollo industrial, donde se exporta, donde debe lograrse el desarrollo local; debemos prepararnos para que los municipios puedan jugar ese papel y asíavanzamos en la actualizacióndel Modelo Económico y Social”.

Enfatizó en una tarea clave: el ahorro. “Ustedes están claros que las nuevas circunstancias imponen el ahorro y no es ahorrar para dejar de gastar recursos y para dejar de hacer cosas, es que con los recursos de que disponemos los aprovechemos lo mejor posible”. Ahí está el programa, loque resta es cumplirlo. Para que las acciones diseñadas funcionen como brújula orientadora del camino en este año que recién comienza y en el cual, sin dudas, tendremos que afrontar tensiones de todo tipo incluidas la que provocan, inevitablemente los procesos de crecimiento y desarrollo.

Comenzamos el nuevo año en el Parque Céspedes, donde el 1 de enero de 1959 Fidel Castro, el Líder Histórico de la Revolución Cubana, se dirigió a los santiagueros ydesde uno de los balcones del antiguo Ayuntamiento, anunció al mundo el triunfo de la Revolución. El escenario es doblemente histórico, por lo acontecido el 1 de enero de 1959 y porque el mismo edifico desde de donde Fidel habló aquel díase restaura para convertirlo en el museo del Primer Frente guerrillero cuyo aporte fu decisivo en la victoria rebelde.

Podemos hacer muchos análisis en reuniones einformes, procedimientos necesarios, siempre que no se abuse e ellos y se conviertanen discusiones estériles, esas que acaban por convertir la realidad deseada en una cortina de humo para entender la realidad real. Pero, lo imprescindible es continuar, conjugar en todos sus tiempos y modos el verbo hacer. Santiago de Cuba tiene en su favor el dinamismo dominante en la última década que nos insta a continuar, a hacer más. Quienes así pensamos tenemos la responsabilidad de participar: es nuestro deber como ciudadanos.

Pero, para hablar entre hermanos, creo que no hace falta demasiado análisis para emprender las acciones: el discurso del Presidente que comentamos, cuyas ideas se ratificaron en la Asamblea Nacional el poder Popular más reciente y otras orientaciones bien conocidas, son suficientes: es hora de hacer lo que nos toca, de asumir. Puede ocurrir que en el desarrollo del nuevo modelo económico social del país en algún momento nos equivoquemos, es un riego ineludible, hay que correrlo y rectificar si es necesario, creo que lo importante es poner las orientaciones en movimiento y hacerlo no solo por nosotros, sino por los que vienen después que perdonarán nuestras equivocaciones, pero no la inercia.

Deja una respuesta