¿Cómo debe decirse, noticias internacionales o noticias extranjeras?

Santiago de Cuba, 26 de sept. – Por fin, ¿cómo debemos decir?, preguntan varios estudiantes de Comunicación Social de la Universidad de Oriente  durante un taller de Redacción. Debemos decir noticias nacionales e internacionales o nacionales y extranjeras, insisten. ¿Qué opinas tú?, digo, y señalo una mano que se levanta. De acuerdo, lo más adecuado parece ser hablar de noticias nacionales y extranjeras a partir de su procedencia. El asunto planteado así es fácil de resolver. Pero, si nos atenemos a las implicaciones de la noticia la distinción se vuelve compleja.

Quizás, argumento, si pretendemos poner las cosas en su sitio, lo recomendable sea partir del concepto valores noticia, aceptado por la comunidad científica, aunque sus miembros difieren a la hora de definir cuáles son dichos valores. Por lo menos hay cuatro certificados por el consenso que funcionan en el contexto del periodismo cubano; me refiero a la trascendencia, la inmediatez, la personalidad o prominencia y la proximidad. Me detendré en este último para tratar de responder la pregunta inicial.

Se supone que la cercanía alimenta la información y la convierte en noticia: información y noticia no siempre son sinónimos. Por ejemplo, si un ciclón nos incluye en su posible trayectoria aumenta nuestro interés por el huracán, pero si sabemos que  este pasará lo suficientemente lejos para no afectarnos, el interés decrece o se esfuma. Conforme a ese saber actuamos: asumimos el hecho como simple información o como noticia. En este caso la proximidad, la cercanía, decide.

Mucho antes de que el concepto valores noticia existiera el país organizó su sistema de medios de comunicación en nacionales, provinciales y municipales. Esta organización  se apoya  en la proximidad. Santiago cuenta con el semanario Sierra Maestra, las emisoras Radio Mambí  y CMKC y Teleturquino.  Estudios de recepción recientes dan cuenta de los altos niveles de aceptación de Radio Mambí y en una visita al telecentro de Manzanillo comprobamos que la audiencia prefiere sus trasmisiones a las producidas por la televisión nacional: en estos casos la proximidad funciona.

Los medios nacionales tienen programas informativos. Los periódicos disponen de  páginas dedicadas al acontecer extranjero, la radio y la televisión cuentan con noticiarios, losde mayor audiencia: Haciendo radio, de Radio Rebelde o el Noticiero nacional  de televisión, habitualmente responden a una estructura fija que incluye: noticias nacionales, internacionales, deportivas y culturales, solo que las dos últimas son al mismo tiempo nacionales o internacionales. El asunto se complica cuando lo informado versa sobre temas políticos o económicos relevantes.

Sucesos como la nueva Constitución de la República,aprobada en abril o el acto central por el 26 de Julio, celebrado en la provincia de Granma, son obviamente nacionales, pero por su repercusión son  también internacionales. En la clausura del último Foro de Sao Paulo,  los presidentes de Venezuela y  Cuba  pronunciaron sendos discursos. La intervención del Presidente cubano Miguel Díaz-Canel, por su significado es una noticia internacional, pero para nosotros es también nacional como lo son informaciones relevantes sobre los médicos cubanos que salvan vidas en otros países.

Quizás lo más conveniente sea hablar de noticias nacionales y extranjeras atendiendo al lugar donde se producen los hechos que motivan la información. La división entre nacionales y extranjeras es más fiable porque en la otra clasificación interviene un elemento subjetivo: la significación. Pero, más allá de las clasificaciones lo importante reside en que lo informado sea una noticia y no una información intrascendente, porque para calificar  a una noticia de nacional, extranjera o internacional, primero ésta tiene que cumplir con los valores noticia reconocidos por el periodismo cubano: de lo contrario cualquier intento de clasificación resulta irrelevante, vacuo.

Deja una respuesta