¿Cómo potenciar la formación tecnológica en la Educación Técnica y Profesional?

Santiago de Cuba, 8 de oct. – El objetivo de la Educación Técnica y Profesional como parte del Sistema Educacional es la de formar técnicos y obreros competentes para su inserción en la producción y los servicios, armonizando lo instructivo con lo educativo, para fortalecer la calidad de la formación profesional mediante el vínculo de la escuela con la empresa, fábrica o unidad de  servicio.

Por tanto, la entidad laboral como elemento activo del proceso de formación profesional debe garantizar el aprendizaje continuo y renovado de los egresados de la escuela politécnica, a partir de las características propias de cada especialidad, así como, de las funciones específicas del cargo, que le permita al profesional apropiarse de saberes inherentes a la actividad a desarrollar acorde a la demanda social de la institución laboral.

Por otro lado, el proceso de formación profesional ha de estar en función de las necesidades, motivos, aspiraciones, intereses, posibilidades y capacidades del educando, teniendo en cuenta la relación que se establece entre la personalidad-actividad-comunicación-motivación-efectividad y  creatividad en el proceso, en cualquiera de los contextos de la relación escuela- familia- comunidad- empresa al actuar como entes activos de su propio proceso de preparación y de aprendizaje profesional.

No menos importante es que la globalización ha agudizado la necesidad de competir para poder establecerse con éxito en los mercados. Este esfuerzo por ser competitivos, obliga a que las empresas se conviertan en centros de innovación y de mejora continua, requiere, asimismo, que los trabajadores tengan la posibilidad de estar permanentemente a tono con la evolución tecnológica del trabajo para ser ellos, a su vez, más creativos y eficientes.

El proceso de formación profesional del técnico medio es un proceso de enseñanza – aprendizaje que como aspecto esencial tiene el aprender haciendo y el saber hacer. Este proceso tiene lugar en condiciones de producción y su desarrollo adquiere una importancia creciente a partir de los cambios del modelo económico y la necesidad de asegurar la reposición de los recursos humanos con la calificación requerida, lo que plantea retos  al proceso de enseñanza – aprendizaje en la preparación de los futuros trabajadores.

Por tanto, en el proceso de formación del técnico medio debe existir interrelación entre las asignaturas de la formación general, la formación profesional básica y específica durante la preparación del futro obrero calificado en la especialidad u oficio  que estudia.

Lo anterior permite entender que la interdisciplinariedad para la preparación del técnico medio puede ser pensada como la interrelación entre las diferentes disciplinas y por ende, sus asignaturas, en este caso particular, las diferentes formaciones que componen las carreras de la Educación Técnica Profesional (formación general, formación profesional básica y formación profesional específica), con vistas a que los educandos puedan apropiarse adecuadamente de los conocimientos, habilidades y valores profesionales de cada especialidad. Por otra parte, unos saberes adquiridos desde la óptica interdisciplinaria son transcendentes y por tanto, se vuelven condición necesaria para entender los amplios y complejos sistemas del mundo tecnológico actual.

Esto permite entender que si bien el currículo  es la ordenación de contenidos de enseñanza o experiencias de aprendizaje que los alumnos realizan bajo la supervisión de la escuela, puede ser organizado con la integración de contenidos de modo que el estudiante promueva una visión más clara sobre l relación hombre-sociedad.

La interdisciplinariedad debe verse como un proceso que permite solucionar conflictos, comunicarse, cotejar y evaluar aportaciones, integrar datos, definir problemas, determinar lo necesario de lo superfluo, buscar marcos integradores, interactuar con hechos, entonces se pudiera realizar la siguiente interrogante:. ¿Y no es esto una muestra evidente de los nexos con el desarrollo del pensamiento creativo?

En nuestro criterio aún en la Educación Técnica y Profesional la interdisciplinariedad ha sido tratada más como cuestión teórica que llevada a la práctica en el aula, donde la realidad ha sido fragmentada y no vista como un todo tal cual es, impidiendo que los estudiantes puedan realizar una verdadera tarea científico-investigativa, ha sido declarada en los documentos metodológicos como intención, como aspiración, pero no se ha concretado en la práctica pedagógica mediante acciones específicas. 

A nuestro criterio la interdisciplinariedad, es  una confluencia de saberes, en su interacción e integración recíprocas, todo lo cual permite  la transformación y formación profesional del que se forma como futuro obrero o técnico, Sin embargo, muchas veces, esta mirada en el proceso de enseñanza aprendizaje no se tiene en consideración, tomándose la primacía de la monodisciplina o unidisciplina que con una visión totalmente reduccionista, convierten todo lo nuevo, diferente y complejo, en algo más simple y corriente, quitándole su novedad y diferencia,  convirtiendo el futuro en pasado. De esta manera, se cierra el camino a un progreso originario y creativo, y se lleva a la generación joven a un estancamiento mental.

Se hace necesario la realización de actividades docentes y extradocentes, donde al confluir varias disciplinas, los estudiantes puedan entender un determinado problema profesional desde la integración de saberes, desde la formación general, la formación profesional básica y la formación profesional específica.

Deja una respuesta